Las pistas para capturar al asesino de Rosmery Castellón

Las pistas para capturar al asesino de Rosmery Castellón

26 de marzo del 2019

Rosmery Castellón, de 16 años de edad, desapareció en la tarde del miércoles 27 de febrero de 2019. Horas después, su cuerpo sin vida fue encontrado en la vereda Aparco, zona rural de Ibagué (Tolima) con varios signos de crueldad. Su cadáver estaba de medio lado, tenía la cabeza amarrada dentro de una tula, sus senos estaban expuestos y en las piernas tenía varias cortadas, en una de ellas, en la parte trasera, se leía una marca que decía “Julio”, en mayúsculas, al parecer hecha con bisturí.

A las 5:00 de la tarde le informaron al Intendente Leonel David Cruz Caicedo, jefe de la Unidad de Homicidios de la Policía Metropolitana de Ibagué, que un cuerpo había sido hallado por el sector de la vía Picaleña. De inmediato, ordenó a su equipo dirigirse a la zona y cuando llegaron, a un poco más de las 6:00 de la tarde, se encontraron con la terrible escena.

Cruz Caicedo le contó a KienyKe.com que el lugar de los hechos era despoblado y abierto. Dijo que allí no habían cámaras de seguridad, ni luz, ni testigos presenciales; solo se tenía el cuerpo de Rosmery, quien yacía tirada en el suelo con señales de haber sido abusada sexualmente y asfixiada.

Apenas llegaron los familiares de la víctima, el papá, consternado, le puso a Rosmery una camiseta encima de las piernas, para que no se le vieran las partes íntimas. Luego, las autoridades procedieron a hacer el levantamiento del cuerpo.

El Intendente Cruz contó que lo primero que hicieron las autoridades fue preguntarle a la familia si alguien tenía algún motivo para atentar contra Rosmery o si había alguien que la acechara, a lo que ellos contestaron que “era una niña muy juiciosa y que no tenía problemas con nadie”.

Tras los pasos del asesino

Tras el brutal asesinato las autoridades comenzaron con las labores investigativas, la principal, entrevistar a los habitantes del sector, pero nadie tenía información ni había notado nada extraño el día en que ocurrieron los hechos.

En ese momento solicitaron los videos de las cámaras que la Policía tiene ubicadas en la avenida en la que la menor transitaba para dirigirse a su domicilio luego de salir del colegio. Al revisar las imágenes, se dieron cuenta que ese 27 de febrero, a la 1:39 de la tarde, Rosmery se bajó de un bus en el lugar en donde solía encontrarse con su hermano, quien la acompañaba hasta su casa, ubicada a unos siete minutos a pie. Ese día la menor no esperó a que la llamaran, ni que la recogieran, y decidió irse sola.

Las autoridades notaron que a las 1:55 p.m. el hermano salió hacia la avenida y duró 24 minutos sentado en la estación del bus esperándola, y a las 2:19 p.m., se cansó y decidió devolverse hacia la casa a reportar que Rosmery no había aparecido. Luego, se dan cuenta que a las 2:39 de la tarde, otra persona salió por la calle por la que se dirigió Rosmery, y de inmediato empezaron con su identificación.

“Uno de los pasos fue pedir un listado a la cárcel de Picaleña para revisar los reclusos que salieron ese día. Pedimos los videos de unas cámaras que quedan al frente y de otros lados cercanos. Ese día observamos que hay una persona que sale de allí y nos dimos cuenta que es la misma que salió del lugar en el que mataron a Rosmery Castellón”, explicó el Intendente Cruz.

Al cuarto día de investigaciones, ya tenían identificada a esa persona que salió minutos después, era Élver James Melchor Bañol, un hombre de 43 años. Su nombre fue entregado por guardianes del INPEC, quienes le dijeron a las autoridades que él había salido del penal debido a un permiso que tenía por 72 horas.

Al solicitar la cartilla biográfica de Melchor Bañol, encontraron que tenía varios antecedentes de ser un asesino en serie, que está condenado por homicidio, acceso carnal violento y hurto. “Luego de hacer un perfil criminal, identificamos que la forma en la que violaba a las menores tenía características similares a como le dieron muerte a Rosmery y que siempre dejaba una marca en sus víctimas. Así que entre nosotros dijimos que esa era la persona que estábamos buscando y comenzamos a buscar más pruebas en su contra”, señaló Cruz.

“Otro de los elementos que revisamos, se encontró una solicitud que Melchor hizo a mano a un juzgado. Con eso pudimos determinar que era el mismo estilo de letra con el que le escribieron ‘Julio’ en la pierna de la niña”, resaltó.

Además, como dato importante, se dieron cuenta que esta persona no se había presentado luego de sus 72 horas de permiso y con los videos, entrevistas y los testimonios, la Fiscalía ordenó la captura de Melchor.

Los momentos de la captura de Melchor Bañol

El Intendente Cruz le narró a KienyKe.com que él, junto a otras tres personas, se dirigieron a la ciudad de Pereira (Risaralda) debido a que  en  los antecedentes de Melchor dan cuenta que siempre se refugiaba en la casa de su mamá después de cometer algún ilícito. Contactaron a la empresa de transporte Velotax y allí les dijeron que efectivamente él había viajado de Ibagué hacia Pereira el mismo 27 de febrero en horas de la noche.

“Cuando llegamos a Pereira empezamos a ubicar la casa de la familia. Comenzamos a hacer vigilancia y le preguntamos a varias personas a ver si lo habían visto”, señaló.

Al séptimo día de investigación, un testigo clave le dio información importante a las autoridades para darle captura al presunto asesino de la menor. Esa persona, les dijo que había visto a Melchor en una finca ubicada en zona rural de Manizales, exactamente en la vereda ‘El Chuzo’ y allí es donde el pasado 16 de marzo lo encuentran disfrazado de campesino, escondido en el monte.

En el momento de su captura, el hombre de 43 años aceptó haber asesinado a la menor. “Yo le pregunté ‘¿por qué la mató? y su respuesta fue que no se acordaba, que tenía nublada la mente. Decía ‘yo ya sé a qué vienen y para donde me llevan'”, contó Cruz.

Así habría sido el brutal crimen

La vida de Rosmery tuvo su último encuentro fatal a la 1:39 de la tarde cuando Melchor acababa de salir de la cárcel. Nadie sabe qué inspiró a la niña a dejar el paradero en el que esperaría a su hermano pero esa decisión, lastimosamente, le costó la vida. Según el Intendente Cruz, Melchor visualizó a su víctima unos metros antes y se escondió en el camino que conduce a la trocha en la que terminaría la existencia de la víctima.

El hermano  de Rosmery se devolvió por el mismo camino por el que minutos antes su hermana había sido amenazada, sin embargo no vio nada. Fue por ese camino por el que Melchor sale en busca del terminal de transporte a las 2:39. El hermano de la víctima nunca imaginó que el cuerpo de su hermana respiró por última vez a pocos metros de la vía que él estaba recorriendo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO