Así cayeron los ladrones de un carro de valores

Así cayeron los ladrones de un carro de valores

16 de abril del 2018

En las vísperas de navidad del año pasado ocurrió un misterioso robo en el sector de Galerías de Bogota. En total, se perdieron $1.200 millones de un carro de valores. El robo causó impresión por parte de las autoridades ya que no entendían cómo los dos guardas del vehículo dejaron las puertas abiertas en una vía principal y al dejar las tulas de dinero en un lugar no encontraron nada de dinero al volver.

Los dos hombres encargados del vehículo llegaron al centro comercial Galerías para dejar parte de lo que transportaban, según ellos cuando bajaban a la carrera 24 con calle 53 el camión blindado estaba con las puertas abiertas. Cuando los dos sujetos verificaron el carro, todo el dinero que llevaban desapareció en inmediatamente llamaron a la policía.

Al parecer, y como lo demuestran los hechos, las autoridades no quedaron conformes con la explicación y decidieron seguirles el rastro. Pues bien, este lunes la Policía anunció que los responsables del hecho fueron los dos guardias de seguridad que custodiaron el dinero esa noche.

Una cámara de seguridad en el lugar fue la clave para ver cómo simularon el hurto el pasado 21 de diciembre. Ellos mismos fueron los que abrieron las puertas de vehículo, guardaron el dinero en tulas y luego las enviaron en un taxi.

Asimismo, se evidenció que manipularon el GPS del carro de valores para evitar que las alarmas alertaran a la empresa. Con estas pruebas, la Policía obtuvo las órdenes de captura que se hicieron efectivas este lunes, en la localidad de Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá, donde las autoridades hallaron parte del dinero que se habían robado. Los delincuentes habían escondido el dinero al interior de dos canecas de pintura y cubiertas con tierra y gravilla.

La mayor Claudia Martínez, Jefe de delitos contra la Seguridad Ciudadana de la SIJIN de Bogotá explicó que los guardas actuaron en complicidad con una estructura delincuencial que se dedica a instrumentalizar guardias de seguridad para cometer este tipo de delitos.

Cuando la Policía llegó a hacer efectiva la captura en la casa ubicada en Ciudad Bolívar se les hizo sospechosa la actitud de las personas que estaban allí. Tenían un patio en la que había arena movediza, un perro de guardia y cámaras de seguridad al interior de la vivienda.

En la audiencia, un juez cobijó a los hombres con medida de aseguramiento en centro carcelario.