Así engañaban, enviaban y prostituían colombianas en Asia

Así engañaban, enviaban y prostituían colombianas en Asia

24 de agosto del 2017

Nueve personas eran las encargadas de engañar a jóvenes que terminaron en una red que las prostituía en Asia. Las ciudades en las que se concentraban eran Medellín, Cali, Pereira y Bogotá. Peluquerías y salones de belleza eran los lugares que preferían los captores.

Algunas de las promesas era conseguir trabajo como modelos de protocolo o ser trabajadoras en diferentes establecimientos de comercio con buenos salarios en el continente asiático. Al momento de llegar al supuesto lugar de destino las entregaban a la red que las prostituía.

Este jueves la Fiscalía desarticuló dicha banda. La investigación inició con 15 testimonios de víctimas que lograron regresar a Colombia después de su dolorosa experiencia. Gracias a esa información la Fiscalía, Policía y Migración Colombia logró la desarticulación del grupo.

Una integrante de clan delictivo fue capturada en España, las autoridades ya solicitaron su extradición. A los otros detenidos en Colombia se les imputó el delito de trata de personas y concierto para delinquir. A siete los trasladaron a un centro de reclusión y al octavo se le dejó en libertad por estar discapacitado.

Alias ‘Sara’, al parecer la cabeza del grupo,fue capturada en el aeropuerto de Barajas en España. La mujer tenía una notificación roja de Interpol en su contra.

Lea También: Queman a joven por una deuda de dos mil pesos

La investigación duró tres años y contaba con testimonios y suficientes pruebas, entre ellas varias interceptaciones telefónicas en las que se escucha cómo surtía efecto el engaño en las mujeres ingenuas.

Cada víctima llegaba con 500 dólares en su poder. Al momento de llegar a China los contactos de la organización les quitaban sus documentos de identidad, dinero y otras pertenencias y luego las instalaban en hoteles de Guangzhou y Hong Kong.

La deuda que debían pagar para recuperar su libertad era de 25.000 dólares. Pero era casi imposible de pagar ya que con las multas que les imponían el precio aumentaba. Según Migración Colombia unas 150 personas fueron víctimas de esta red.