Así fue la cinematográfica captura de tres presuntos asesinos en Bogotá

1 de abril del 2015

Vea los videos del impresionante operativo sin precedentes.

Tiroteo

Una de las persecuciones y capturas más cinematográficas que ha realizado la policía en los últimos meses se vivió en horas de la tarde del martes en el norte de Bogotá.

Lea también: Así cayeron ‘Las Gatúbelas’, dos hermanas que robaban apartamentos.

Tres hombres, luego de asesinar a otro sujeto, huyeron en la camioneta blindada de su víctima. Tras recorrer 16 cuadras, perseguidos por casi una veintena de policías, los presuntos criminales fueron atrapados por las autoridades que contaron con el apoyo de varios ciudadanos.

El hecho empezó alrededor de las 4:15 de la tarde. El conductor del hombre que minutos más tarde fue asesinado y que se llamaba Eduardo Soto Martínez, de 37 años, se encontraba realizando algunas compras en un reconocido centro comercial cercano a la residencia de su patrón.

Al parecer, según las versiones que hasta ahora se conocen, los tres delincuentes, usando armas de fuego, interceptaron a aquel sujeto al terminar sus compras y procedieron a obligarlo a que los llevara dentro de su camioneta blindada hasta la casa de Soto Martínez, un lujoso apartamento ubicado en la carrera 7A con calle 153, barrio Barrancas.

Dentro de aquella residencia se encontraba Soto, de quien se dice era comerciante. Estaba con su compañera sentimental.

Lea también: (Video) Así robaban estas dos bandas en la Circunvalar.

Los tres presuntos delincuentes ingresaron a la vivienda junto con el conductor de Soto, y este último junto a su jefe y la mujer que estaba en la residencia, fueron amordazados y amarrados.

Al parecer los tres sujetos, quienes fueron identificados como Darío Amaya, Luis Eduardo León Orozco y John Jairo Barbosa, pretendían robar una millonaria suma de euros que creyeron que se encontraban en el lugar.

Versiones indican que al no encontrar lo que buscaban asesinaron con arma blanca a Eduardo Soto. Lo degollaron. La víctima, dicen fuentes de la Policía, presentaba varios antecedentes penales.

Mientras todo aquello estaba ocurriendo dentro del apartamento 702 de la quinta torre del conjunto residencial Alameda, a las afueras algunos policías del CAI Lisboa llegaron a la unidad residencial, alertados por los vigilantes del conjunto quienes se percataron de que algo estaba ocurriendo en aquella vivienda.

Tiroteo

Esta arma fue hallada en la camioneta en la que se volaron los tres presuntos delincuentes que asesinaron al comerciante en el norte de Bogotá.

El par de policías que atendieron la alerta, integrantes del cuadrante de aquel sector, al percatarse de que los presuntos delincuentes estaban armados con pistolas llamaron refuerzos. Al conjunto llegaron en promedio unos ocho uniformados.

Lea también: Un expresidiario revela cuánto dinero se mueve en la cárcel Modelo.

Los hombres lograron llegar hasta el parqueadero subterráneo y abordaron la camioneta de Soto, la misma en la que una hora antes habían arribado al conjunto de apartamentos.

Aunque la policía intentó convencer a los delincuentes que se entregaran, los tres sujetos a bordo de la camioneta lo que hicieron fue acelerar y llevarse por delante la puerta del parqueado, las barandas de control de ingreso y salida, y tres motos que estaban parqueadas a un costado de la salida principal del conjunto, dos de ellas vehículos de la policía.

Una de las motos arrolladas quedó enganchada en la camioneta y esto dificultó que pudiera volarse a alta velocidad.

Aunque los delincuentes intentaron quitar del medio la moto, no lo lograron. Con ella atrapada bajo el carro, siguieron su huída.

Aunque la policía intentó detenerlos con disparos, tampoco lo lograron ya que la camioneta en la que huyeron era blindada. Los hombres también respondieron con sus armas de fuego a la reacción de los uniformados.

Un civil que estaba por el sector en una cuatrimoto, con un policía que corría tras la camioneta, se unió a la persecución.

El vehículo en el que huyeron los tres hombres tomó ruta hacia el norte. En la intersección de la calle 153 con carrera Novena hicieron un giro indebido y tomaron la novena hacia el sur, pero a los 50 metros un conductor de un bus azul del Sitp que fue avisado por la policía, atravesó el vehículo, cerró el paso de los tres hombres, quienes fueron cercados por más de 15 policías. Este fue el fin de la persecución de película.

Sobre este hecho hay dos hipótesis en las que los investigadores se basan para resolver el crimen. Una de ellas es el robo del que fue víctima el hombre que terminó muerto. Al parecer los presuntos delincuentes se llevaron de la vivienda algunas joyas y más de 12 mil bolívares fuertes, moneda venezolana, unos cinco millones de pesos colombianos.

La otra hipótesis que las autoridades están trabajando en un posible homicidio por hechos relacionados con una venganza. La policía confirmó que el hombre que perdió la vida tenía más de ocho anotaciones por delitos cometidos entre ellos estafa, falsedad en documento, hurto.

Los tres capturados fueron presentados ante un juez en el complejo judicial de Paloquemao y fueron cobijados con medida de aseguramiento por los delitos de secuestro simple, homicidio y hurto.

Vea aquí uno de los videos de cámaras de seguridad de la huida de los presuntos asesinos.

[youtube width=”549″ height=”366″]https://youtu.be/umkSehkIkcU[/youtube]

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO