Bumanguesa de 53 años logra desarmar cuatro apartamenteros

Bumanguesa de 53 años logra desarmar cuatro apartamenteros

16 de octubre del 2014

Un sofisticado  plan criminal de una banda de apartamenteros, conformada por cinco hombres, se vio frustrado gracias a la valentía de una bumanguesa de 53 años, quien logró no sólo enfrentar a los ladrones, sino desarmarlos. Sin embargo, la hazaña casi le cuesta la vida, pero reveló una nueva modalidad de robo a residencias en Bucaramanga.

Todo empezó cuando Carmen Sanabría*, quien reside en un cómodo apartamento en el piso 15 de un edificio ubicado en el exclusivo sector de Cabecera de la capital de Santander, puso en arriendo otro apartamento ubicado en otro piso del mismo edificio.

Lea tambien: El ‘Spiderman’ ladrón que azota en Santa Marta

Luego de unos días, un hombre se presentó como interesado en el inmueble y después de hacer algunos trámites, alquiló el apartamento e incluso dio un anticipo por el arriendo, reveló Vanguardia Liberal.

El pasado martes, hacia las 9:30 de la mañana, el arrendador llegó  al edificio acompañado de cuatro hombres vestidos de albañiles a tomar posesión del apartamento y luego de anunciarse, Carmen autorizó su ingreso.

“La dueña del apartamento bajó hasta el piso sexto para entregarle la vivienda. Cuando se encontró con los tipos, éstos la intimidaron con una arma de fuego”, explicó a KienyKe.com el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, general Nelson Ramírez, quien además contó que otros dos hombres subieron hasta el apartamento de la víctima para hurtar una caja fuerte.

El forcejeo

Al parecer, Carmen trató de evitar el robo y forcejó con los ladrones. Aparentemente logró quitarles el arma a uno de ellos y la arrojó por la ventada de sala partiendo el vidrio.

El estruendo asustó a los ladrones, quienes avisaron a sus cómplices que se encontraban el piso 15 para decirles que debían huir. “Cuando se escuchó el escándalo los asaltantes que estaban en el piso sexto llamaron a los que se encontraban en piso 15 y les dijeron que había que huir. Los cuatro falsos obreros y el supuesto arrendador salieron del edifico y se subieron en una camioneta que los estaba esperando afuera. Cuando el vigilante se percató de lo ocurrido les hizo algunos disparos pero lograron huir”, reveló el general Ramírez al medio local.

Lea también: Nueva modalidad de robo, pinchar, ayudar y asaltar 

Al cabo de unos minutos, la policía arribó al lugar y encontró una impactante escena: Carmen, quien es madre de tres hijos y tiene un nieto, colgaba de la ventana con el cuerpo por fuera. Las autoridades no saben si los delincuentes trataron de lanzarla por la ventana o si ella, en medio del susto, trató de huir. “Al parecer los malhechores le dieron un sedante a la víctima y en este momento se encuentra en un centro asistencial. Se espera su recuperación para que pueda relatar lo sucedido”, dijo a KienyKe el comandante de la policía de Bucaramanga.

“No se tire”

En medio de la confusión, los vecinos le gritaban a Carmen que no se lanzara. En un principio creían que la mujer quería suicidarse. “Una vecina que vive en el piso quinto le sostenía los pies para que ella pudiera soportar el peso”, contó a uno de los residentes del edificio.

Un testigo tomó una foto con su celular mientras la mujer se sostenía a más de 15 metros de altura. La policía logró recatar a la mujer y evitar una tragedia.

Los investigadores de la Unidad de Contra Atracos de la Sijín. tratan de establecer por qué los delincuentes tenían conocimiento de la caja fuerte, que finalmente no pudieron robar.  Por ahora analizan los registros de las cámaras de seguridad para tratar de identificar a los ladrones.

Nueve horas después, en un barrio cercano, la policía encontró la camioneta en la que, al parecer, huyeron los cinco delincuentes.

Robo Bucaramanga

El vehículo de alta gama, un Volvo 2013, tiene dos impactos bala en la puerta del copiloto y otro en el vidrio trasero. “Estamos inspeccionado el vehículo, el cual concuerda con la descripción que nos dieron los testigos y además presenta estos impactos por arma de fuego. Vamos a ver si adentro encontramos rastros de sangre o qué otras evidencias recopilamos”, aseguró el general Ramírez Suárez.

De acuerdo con las primeras pesquisas, el vehículo tenía placas falsas, pero no estaba reportado como robado. Figura como propiedad de una empresa de Bogotá.

El libreto armado por los atracadores, que según la Policía hace parte de una nueva modalidad delictiva, se tejió paso a paso y con lujo de detalles, que incluso sorprendió a los más curtidos investigadores de la Sijín. Pero los experimentados ladrones no contaban con la reacción de la víctima, quien les terminó por desbaratar los planes.

*Nombre cambiado a petición de la fuente.