La conexión entre sus mujeres e hijos hizo caer a ‘Marquitos’

La conexión entre sus mujeres e hijos hizo caer a ‘Marquitos’

24 de octubre del 2014

Marcos de Jesús Figueroa, alias ‘Marquitos’, cayó, como varios más, por culpa de una de sus mujeres. Según las autoridades, este capo del narcotráfico, vinculado a más de 100 homicidios, mantenía algún tipo de relación con ocho mujeres, con las cuales tuvo 19 hijos, 14 en Colombia y 5 en Venezuela.

Según las autoridades, dos policías lograron infiltrarse en la organización del delincuente, acercarse a una de las mujeres de ‘Marquitos’ y llegar hasta la lujosa residencia ubicada en Boa Vista, Brasil, límites con Venezuela.

Los dos agentes encubiertos penetraron la red de tráfico de gasolina de Venezuela a La Guajira. Uno de los infiltrados llegó a tomarse la confianza de unas de las mujeres del capo, quien le manejaba dineros para la manutención de algunos de sus hijos.

Según El Espectador, la policía brasilera, en apoyo con autoridades colombianas, interceptaron líneas telefónicas, en las que comprobaron que ‘Marquitos’ hablaba con las ocho madres de sus hijos.

Una de las nuevas amantes del capo, quien logró ser infiltrada por la policía colombiana, según las investigaciones, se movilizaba constantemente entre Colombia, Venezuela y Brasil. Estos movimientos fueron los que determinaron que Marcos estaba escondido en la Ciudad de Boa Vista.

Aunque la mujer del capo y sus guardaespaldas llevaban adelante tácticas para no ser seguidos, la amistad que ella estableció con uno de los agentes encubiertos de la policía llevó a conocer varios de sus movimientos.

Lea también: Así se hacen las operaciones infiltradas en Colombia

‘Marquitos’, además de sus hombres de confianza, según el mismo comandante de la Policía Nacional, General Rodolfo Palomino, tenía a sus órdenes a varios uniformados activos que colaboraban con él y su organización, dificultado su captura y al parecer, permitiendo el actuar delictivo en el territorio nacional.

El vicefiscal general de la Nación, Jorge Fernando Perdomo, dio a conocer que los policías que ayudaron a escapar al capo a territorio internacional, serán sindicados de corrupción. También informó el funcionario que varios policías le servían a ‘Marquitos’ como miembros de su seguridad privada y le alertaban acerca de los movimientos y los operativos que se hacían en su contra.

Figueroa, por quien se ofrecían 350 millones de pesos, había llegado hace tres meses a aquella residencia en Brasil. Un mes después de su llegada, las investigaciones determinaron en qué ciudad se escondía el narcotraficante junto a tres familiares.

Tan pronto la policía colombiana conoció el paradero de Figueroa, en el mes de agosto, le trasladó la información a sus pares de Brasil, quienes iniciaron su investigación y respectiva colaboración con autoridades colombianas.

‘Marquitos’, de 47 años, según El Tiempo, inició su actividad delincuencial en los años 90 contrabandeando mercancía y comprando cosas robadas, por lo cual estuvo detenido en una cárcel de Santa Marta, de la cual se escapó meses después.

casa donde fue ubicado  Marquitos Figueroa en Brasil

La casa donde capturaron a alias ‘Marquitos’.

El director de Combate al Crimen Organizado de la Policía Federal de Brasil, Oslain Campos, indicó que hay sospechas de que la organización de alias ‘Marquitos’ tiene vínculos con las Farc y con el clan del narcotráfico mexicano conocido como Los Zetas. Las investigaciones de Colombia lo sindican de tener nexos con la banda criminal de los Urabeños.

El actuar criminal de Figueroa se centra en los departamentos de La Guajira y César, en el norte del país y en la frontera con Venezuela. Alias ‘Marquitos’ recibió su apodo debido a su baja estatura. Según el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, contra ‘‘Marquitos’ Figueroa’ hay procesos activos por homicidio agravado, fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego y concierto para delinquir.

El ministro Pinzón, en un comunicado, dio a conocer que Figueroa está vinculado con las muertes de Henry Ustariz Guerra, en 2008 y su esposa Yandra Brito, exalcaldesa de Barrancas (La Guajira), crimen ocurrido en 2012.

Otros de los crímenes que se le atribuyen a ‘Marquitos’ son el de Dilger Elkin de Jesús Becerra, asesor jurídico del Ministerio de Transporte; el de Wiston Araujo Ramírez, procurador judicial de Riohacha; el de Wilson Martínez, exsecretario de gobierno de Fonseca; el de Dina Luz López Oñate y su hija, familiares de un renombrado comerciante del Cesar, entre otros.

Lea también: Los poderosos tentáculos de ‘Marquitos’ Figueroa

El homicidio del primo del cantante vallenato Jorge Oñate, Efraín Ovalle Oñate, un líder político de La Paz, César, crimen por el que está vinculado el artista, también hace parte de la lista de asesinatos que se le sindican a la organización de ‘Marquitos’, de quien dicen que tiene relaciones delincuenciales con el investigado exgobernador de la Guajira Francisco ‘Kiko’ Gómez.

Las declaraciones que pueda dar este hombre, según la Fiscalía servirán para seguir investigando en otros procesos. Según la senadora Claudia López, hay varios políticos que estarían en la lista de vínculos con alias ‘Marquitos’ y su organización delincuencial.