Presidente de Audi detenido en Alemania

18 de junio del 2018

Por el caso conocido como el ‘dieselgate’, el presidente de la empresa alemana fabricante de vehículos de alta gama, lujo y competición, Rupert Stadler fue detenido. La Fiscalía alemana lo acusa de supuesto fraude por la presunta manipulación de emisiones de gases en modelos diésel. Con esta captura, Stadler se convirtió en el primer ejecutivo […]

Stadler

Por el caso conocido como el ‘dieselgate’, el presidente de la empresa alemana fabricante de vehículos de alta gama, lujo y competición, Rupert Stadler fue detenido. La Fiscalía alemana lo acusa de supuesto fraude por la presunta manipulación de emisiones de gases en modelos diésel.

Con esta captura, Stadler se convirtió en el primer ejecutivo del grupo Volkswagen en ser detenido en Alemania y enviado a prisión por su implicación en el caso. Mediante la manipulación de motores, se camuflaban la emisión de contaminantes, hecho que fue descubierto hace tres años.

Por su parte, la Fiscalía ya había anunciado que se inició una investigación contra Stadler y otro miembro de la junta ejecutiva, y bastó solo una semana para que  se hiciera efectiva la detención. Se le acusó de los delitos de fraude y falsificación de documentos.

Además de Rupert, la Fiscalía está investigando a 20 personas más que estarían vinculadas. El otro ejecutivo de quien no han querido revelar su identidad para buscar la supuesta manipulación que habría llevado a cabo Audi, tendrá que permitir que se registre su domicilio privado por parte de la Fiscalía, al igual que Stadler.

Algunos de los investigados serían el exdirector ejecutivo de Volkswagen Martin Winterkorn, su sucesor, Martin Mueller, el actual jefe del consejo de vigilancia del grupo, Dieter Poetsch y el actual presidente de Volkswagen, Herbert Diess. 

Por ahora, el ente investigativo ordenó prisión preventiva para Stadler y aún no ha informado si podrá recuperar su libertad bajo fianza o si tendrá que ir a la cárcel. Así las cosas, puso en la mira a Audi, compañía mundial que hasta ahora no se ha pronunciado sobre el caso.

La detención ya tiene repercusiones, las acciones de la empresa bajan a media jornada en la Bolsa de Fráncfort un 2 %, hasta 157,82 euros.

Por otra parte, el exjefe de desarrollo de motores diésel de Audi, Ulrich Weiss, presentó una serie de documentos que demostrarían que Stadler sabía de la instalación de un dispositivo ilegal, por lo menos desde 2012. La revelación se dio luego de que él fue despedido. Y se defendió argumentando que se enteró de la manipulación cuando estalló el escándalo.

Por su parte, Volkswagen aseguró que el encarcelamiento sigue y se mantiene la presunción de inocencia para Stadler.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO