Capturan a cabecilla de ‘Los Pelusos’ en el Catatumbo

Capturan a cabecilla de ‘Los Pelusos’ en el Catatumbo

15 de junio del 2018

Operaciones militares adelantadas por la Policía Nacional y el Ejército, en la municipio de Ocaña en la región de Catatumbo en el departamento de Norte de Santander, permitió la captura de uno de los cabecillas de ‘Los Pelusos’, una organización criminal que delinque en esa zona del país.

Se trata de Jesús Alberto Montejo López, alias ‘Coca’, quien era el encargado de coordinar acciones criminales de la organización en varias regiones del departamento, según lo señalaron las autoridades.

Alias ‘Coca’, quien llevaba cinco años en la organización criminal, delinquía en Teorama, San Calixto y Hacarí, dedicándose a la comercialización de estupefacientes y también al cobro de extorsiones de comerciantes y transportadores de la zona.

Según manifestaron las autoridades, el capturado es experto en explosivos, aspecto que deja en evidencia que sería uno de los principales articuladores de la instalación de artefactos improvisados en las vías aledañas a Ocaña, además se le señala de haber sido el responsable del hostigamiento a la estación de Policía San Calixto, donde murió un Patrullero, además de la instalación de un vehículo con artefactos explosivos de una empresa de gas en este mismo municipio y el asesinato de una persona integrante de una misión médica.

El detenido deberá responder por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de tráfico de estupefacientes, extorsión y terrorismo.

El municipio de Ocaña es uno de los 11 municipios que conforman la región del Catatumbo en el departamento de Norte de Santander, zona en disputa y de constantes enfrentamientos entre disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y ‘Los Pelusos’, una célula del Ejército de Popular de Liberación (EPL), quienes se disputan el control de los territorios, los cultivos ilícitos y las rutas de narcotráfico.

Producto de esa crítica situación, en esa región se vivió un paro armado que se prolongó por 40 días y que obligó el desplazamiento masivo de más de 6.000 personas.