Atraían mujeres con clasificados sociales para torturarlas y asesinarlas

5 de mayo del 2016

Los criminales eran una pareja de esposos.

Atraían mujeres con clasificados sociales para torturarlas y asesinarlas

Las autoridades alemanas capturaron a Wilfried W. y Angelika B. acusados de secuestro, tortura y asesinato de dos mujeres en Alemania.

Según Euro News, la pareja se encontraba divorciada pero hacía cinco años convivían en la misma casa en Höxter, un pequeño pueblo de este país.

El modus operandi de los supuestos criminales era contactar a las víctimas por medio de anuncios en periódicos alemanes y checos, en los que publicaban que se encontraban buscando “una relación seria”.

Después de que las mujeres los contactaban, estas acudían hasta la casa de ellos en donde eran retenidas en contra de su voluntad.

La policía conoció los hechos debido a que Susanne F, una de las víctimas, que tenía 41 años, murió en un hospital a causa de las múltiples torturas que recibió tras estar secuestrada durante dos meses.

La víctima fue encontrada en el carro averiado de Wilfried y Angelika mientras estos se dirigían de regreso a la casa.

Ralf Meyer, fiscal jefe del caso, expresó que la mujer “fue golpeada por todo el cuerpo y encadenada a calefactores (…) Sufrió repetidos abusos sexuales muy severos”.

Al parecer, en el 2014, la pareja también torturó a Annika W, de 33 años, hasta causarle la muerte el 1 de agosto de 2014. Según Meyer, posteriormente el cuerpo fue congelado, quemado en una chimenea y sus restos fueron distribuidos en los alrededores de la casa.

De acuerdo con las primeras investigaciones del caso, a las mujeres les arrancaban el cabello, las golpeaban, y las encadenaban durante varias noches.

La policía detuvo a los sospechosos el 29 de abril.

Wilfried rechazó las acusaciones y además culpó a su ex pareja por los hechos.

Según las autoridades, el hombre también maltrató anteriormente a su ex pareja por lo que fue condenado a cumplir cerca de tres años de prisión.

Por otra parte, Angelika B. se declaró culpable por los crímenes cometidos.

El jefe de la división de Homicidios de la policía, Ralf Oestermann, manifestó que aún no se ha cerrado la investigación. “Estamos obligados a, literalmente, mirar cada centímetro e investigar para comprobar si hay algún rastro de otra mujer en la casa. No podemos excluir completamente que haya más mujeres asesinadas.”

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO