Capturan a pareja de caníbales en Rusia

asesinato

Capturan a pareja de caníbales en Rusia

25 de septiembre del 2017

Dmitry Baksheev, de 35 años, y su esposa Natalia Baksheeva, de 42 años, fueron capturados luego de que supuestamente sirvieran una cabeza humana rellena y decorada como cena y conservaron los restos humanos en tarros.

Las autoridades encontraron el cuerpo desmembrado de una mujer joven en una academia militar en una ciudad al sur de Rusia el pasado 12 de septiembre , donde trabajaba y residía la pareja.

Dmitry admitió el asesinato sombrío y se jactó de varios otros asesinatos después de que encontraran fotos en su celular junto a a cadáveres. En su interrogatorio admitió  que comenzaron su macabro reinado de terror en 1999 y han perpetrado más de 30 asesinatos.

La policía ha descubierto hasta ahora ocho cuerpos congelados y piel desollada. La pareja está acusada de drogar a sus víctimas con el tranquilizador Corvalol antes de atacarlos y almacenar sus restos en su nevera y una bodega.

Las autoridades también encontraron “lecciones de vídeo para caníbales” en su vivienda.

La portavoz del Ministerio del Interior ruso, Irina Volk, afirmó que Dmitry Baksheev “opuso resistencia al ser arrestado”. Según Volk, también reconoció de inmediato su culpa, agregando que todo fue “una simple estupidez”. La pareja podría ser recluida en un psiquiátrico o ser condenados a cadena perpetua.

Otros casos

El de la pareja rusa  no es un caso único. En 2016 el joven estadounidense Austin Harrouff, de 19 años, le arrancó a mordiscos trozos de la cara de un hombre que había asesinado. Aparentemente el joven se encontraba bajo los efectos del flakka, una droga que produce delirios y agresividad.

En el 2014 la policía diaparó contra Mathew Williams a quien encontraron comiendo la cara de su novia en la habitación de un hotel. Los hechos ocurrieron en el Reino Unido

En el 2011 un hombre identificado como Nikolai Shadri fue capturado al oeste de Muscú, luego de que las autoridades encontraran fragmentos humanos en la red de alcantarillado, en estanques y en sótanos de la capital rusa. Shadri, al parecer, contactó a su víctima a través de una página web para encuentros homosexuales, lo invitó a su casa, lo envenenó y lo desmembró para comérselo.