El escándalo detrás de las “chuzadas” de la Fiscalía

El escándalo detrás de las “chuzadas” de la Fiscalía

12 de mayo del 2019

Un nuevo escándalo se produjo dentro de la Fiscalía General de la Nación. Una investigación interna de la entidad destapó una red ilegal que se dedicaría a las “chuzadas” o interceptaciones ilegales a empresarios, abogados y hasta pilotos; El fiscal Fabio Martínez Lugo fue capturado.

La misma Fiscalía fue quien descubrió las intervenciones a líneas telefónicas que eran autorizadas por medio de informes fraudulentos. Martínez Lugo, quien llevaba más de 30 años como funcionario del ente acusatorio, fue detenido el 8 de mayo y es una de las fichas claves para descubrir quién es el autor intelectual de este delito y qué intereses hay de por medio.

Los “chuzados”

Si bien la Fiscalía dio a conocer que entre las víctimas estarían varios pilotos pertenecientes a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (ACDAD), el gerente general para Latinoamérica de la empresa de energía Enel-Codensa, Lucio Rubio Díaz y el abogado Felipe Jaramillo Londoño, quien representaba al Grupo de Energía de Bogotá (GEEB), no se descarta que hayan más interceptados pues el fiscal detenido intervino otras 317 líneas telefónicas que ya están siendo auditadas.

El capitán Jaime Hernández, presidente de la ACDAD, le comentó a KienyKe.com que la orden irregular, que salió de la Sala Diamante de la Fiscalía, era para interceptar las líneas de él, del vicepresidente y del secretario de seguridad de este sindicato de pilotos de Avianca. “En los documentos a los que tuvimos acceso y de acuerdo a las declaraciones de uno de los capturados, han confesado este hechos”, dijo Hernández.

Y es que está nueva denuncia se cruza con el caso del exdirector de la sala de interceptaciones de la Fiscalía, quien ya fue judicializado a finales de 2018, Luis Carlos Gómez Góngora. Pues una denuncia de directivos del ACDAD evidenció una infiltración no solo a llamadas sino también a correos desde un centro de operaciones ubicado en Ipiales, Nariño.

Por otro lado, la privacidad violada del empresario español Luicio Rubio Díaz quien está al frente de la empresa Enel-Codensa, según la Fiscalía comprendería un “espionaje corporativo”. Rcn Radio afirmó que fuentes cercanas a este caso le explicaron que Díaz  “ha jugado un papel muy importante en relación con mega-proyectos de infraestructura en Colombia (…) en relación con el proceso de compensación por los daños generados en la implementación de la construcción de la hidroeléctrica de El Quimbo, Huila”.

Los motivos

Según le comentó a este medio el capitán Jaime Hernández, en la primera denuncia que ellos interpusieron y en la que calló Góngora, “habíamos sido interceptados con la clara intención de que los abogados de Avianca conocieran en tiempo real la estrategia jurídica del ACDAD, para la defensa de los pilotos previo a la masacre laboral ocurrida allá (Avianca)”.

Cabe recordar que el año pasado unos 200 pilotos de Avianca entraron en un paro que se extendió por meses y que dejó una disputa entre la compañía y sus empleados.

Sin embargo, en esta nueva información que se dio a conocer sobre interceptaciones ejecutadas esta vez desde Bogotá, no tienen mayor conocimiento, pues el director de la ACDAD afirma que la “estructura es demasiado grande y hay muchos intereses de por medio” y pide “que aparezcan los autores intelectuales quienes recibían la información y, lo más importante, para qué la querían”.

Los centros de operación de interceptaciones ilegales

Fueron dos investigaciones que adelantaron las autoridades para descubrir y desmantelar en 2018 una red que ofrecía el servicio de interceptaciones y que era lidera por tres oficiales en retiro del Ejército. Esta red funcionó en oficinas ubicadas en Cali y en Ipiales, de la que Luis Carlos Gómez Góngora hizo parte.

Al momento de la incautación fueron decomisados varios dispositivos electrónicos, USB, discos duros y celulares. Pero la pieza clave fue el computador de la hacker María Alicia Pinzón, quien decidió colaborar y dio acceso a las carpetas en las que guardó las interceptaciones realizadas. Hasta el momento se han identificado más de 40 casos, entre los que aparecen empresas como Avianca, Servientrega y TCC, y personajes relevantes de la vida pública y política del país.

Ahora, otra red ilegal aparece y justo en el mismo búnker de la Fiscalía en Bogotá. Desde la Sala Diamante, uno de los laboratorios de alta tecnología que precisamente está diseñado para que las autoridades intercepten líneas teléfonicas con la debida autorización judicial de los jueces de garantías, se gestó un plan para “chuzar” a varias personas.

La relación entre el ya condenado Luis Carlos Gómez Góngora y el recién capturado fiscal Fabio Martínez Lugo resultó evidente para la Fiscalía. Pues fue Lugo quien envío la orden para intervenir varias líneas de directivos de la ACDAD y hubo coincidencias entre la base de datos que estaba en el computador de la hacker Pinzón que trabajaba desde el sur del país y los números que estaban “chuzados” desde la Sala Diamante de Bogotá.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO