La preocupante percepción de criminalidad en Medellín

La preocupante percepción de criminalidad en Medellín

10 de febrero del 2019

La muerte del cantante y youtuber Fabio Legarda, causada por una bala perdida en el sector del Poblado, prendió las alarmas sobre la cifra de homicidios en Medellín y su grave situación de seguridad.

Escuche las noticias más importantes del día:

Las estadísticas del 2018 fueron preocupantes para la capital antioqueña que cerró el año con más de 600 asesinatos y, por lo que demuestran las cifras de la Secretaría de Seguridad, el 2019 no será diferente, debido a que a hoy, 10 de febrero, ya van más de 70 casos reportados en el área metropolitana.

El presunto caso de “fleteo” que terminó con la vida del artista, ha sido el detonante para que los colombianos ante la preocupación, exijan a las autoridades locales la implementación de acciones efectivas que bajen los niveles de violencia y quiten la percepción de inseguridad.

Uno de los periodos más violentos en los últimos cuatro años fue el 2018, según las cifras de la Secretaría de Seguridad, fueron reportados 636 homicidios, con una variación porcentual del 8,0% con respecto al 2017. El mes más violento fue junio con 67 casos y la zona en la que más se registraron muertes fue en La Candelaria (Comuna 10) con un número de 108 personas.

Gráfica elaborada con datos de la Secretaría de Seguridad y Convivencia en Medellín.

“De esta totalidad, el 70% de los homicidios se cometieron con arma de fuego, vinculados con temas de redes de tráfico y demás de carácter criminal. El 21% fueron con arma blanca y el resto están regados en diferentes modalidades como la asfixia mecánica y el uso de artefactos explosivos”, indicó en su momento el secretario de Seguridad, Andrés Tobón.

Si se hace una comparación con los datos del 2018, los crímenes en este 2019 van en ascenso. Han pasado 41 días y ya van 76 asesinatos, con una variación porcentual de 7,0%, es decir cinco casos más. La mayoría de las víctimas reportadas este año son en su mayoría hombres (73 casos) y mujeres (3 casos), entre muertes asociadas a hurtos, conflictos de convivencia, homicidio culposo y otros en proceso de esclarecimiento.

Crímenes en las comunas

La Candelaria, que es la comuna que rodea todos los barrios del centro de Medellín, sigue siendo el sector con más homicidios presentados. En el 2018 fueron 108 asesinatos y en lo corrido de este año van 10 registrados.

Entre las otras zonas más violentas, están: Villa Hermosa (Comuna 8) y Belén (Comuna 16) con siete casos y otras como las comunas San Javier, Robledo y  Doce de Octube, ya presentan cinco asesinatos cada una.

Este es el mapa de los casos reportados desde el 1 de enero hasta el 10 de febrero del 2019, a comparación de las cifras del año pasado:

¿Qué es lo que pasa en Medellín?

Para comprender esta situación, lo primero que hay que hacer es “echar un vistazo atrás”, afirmó Juan Esteban Jaramillo, investigador y experto en seguridad, ante KienyKe.com, al respecto de la incidencia que ha tenido la política de seguridad de la actual administración de Federico Gutiérrez frente a este fenómeno de criminalidad.

Mencionó que al hacer un balance de estos tres años, lo que se ve en esta materia es “un fracaso absoluto”, porque una de las promesas del alcalde fue resolver el conflicto urbano y lo que se está viendo “son diferentes focos de conflictividad”.

“Estos casos han llegado hasta comunas que antes no tenían situación de violencia como se puede evidenciar ahora, a parte del sector de La Candelaria, que siempre ha sido disputado por ser el centro de Medellín”, mencionó.

Según dijo, estas políticas “en vez de resolver el problema, lo agravan, porque solo se centra en la judicialización y no ofrece una solución clara como tal”.

Además, consideró que nunca se han tenido en cuenta las particularidades del conflicto urbano, ni la fragmentación al interior de las estructuras armadas hegemónicas que operan en el Medellín, como la famosa ‘oficina de envigado’ y los ‘gaitanistas’, “donde hay una reconfiguración criminal constante que ayuda a incrementar los índices de estos actos criminales”.

“Lo que viene sucediendo es que se ha roto ‘el pacto del fusil’ entre estas organizaciones criminales y vuelven a delinquir. Por eso estamos viendo un incremento notable desde el año pasado en esta pelea de las bandas armadas para repartirse las comunas”, explicó Jaramillo.

Resaltó que a pesar que las administraciones ha salido con “bombos y platillos a sacar pecho por la disminución de los crímenes”, lo que finalmente hay detrás “no es una acción institucional, sino la serie de arreglos y acuerdos del orden criminal”.

Luis Fernado Quijano, analista en conflicto urbano, en diálogo con este medio, coincidió en que definitivamente hay una estrategia de seguridad enfocada solo en la captura, decomiso y control del crimen “que ha sido errada”.

“Pareciera la repetición de la repetidera, no es una política eficiente. Capturamos 100 o 200 cabecillas de estas organizaciones y ese mismo día ya hay otra gente. Yo no estoy diciendo que no se capturen, pero además de capturar, decomisar y controlar, ¿cuándo pasamos a la etapa de desmantelar? Gastamos más de 300 mil millones de pesos al año en seguridad al año solo en Medellín y 636 personas fueron asesinadas el año pasado. Es la evidencia de que no está funcionando”, finalizó.