Infiltrado, clave en captura de cabecilla del Clan del Golfo

Foto: Policía Antioquia

Infiltrado, clave en captura de cabecilla del Clan del Golfo

17 de julio del 2017

La Policía sigue dando golpes a la estructura criminal del Clan del Golfo. Tras ocho meses de investigación, en la que que se involucró la acción de un policía infiltrado, se dio la captura de Jaime Alberto Quintero Posada, conocido como ‘Tigre’ o ‘El Zarco’, señalado de ser cabecilla militar de esta organización.

El ‘Tigre’ fue ubicado por las autoridades en Cañasgordas, en el Occidente de Antioquia, cuando se disponía a coordinar acciones para apoderarse de la territorios abandonados por las Farc.

Para lograr su detención, un agente de la Dijin y el Grupo de Operaciones Especiales – Goes – se infiltró por tres meses en su esquema de seguridad y se convirtió en uno de sus hombres de confianza para luego, tras conocer su rutina, informarle a las autoridades su paradero.

De acuerdo con la Policía, este miembro del Clan del Golfo operaba especialmente en el norte del departamento, en el municipio de Ituago, pero fue encargado por su experiencia de más de 18 años de tomar el control de otras zonas de interés para la organización.

El ‘Tigre’ sería responsable de planificar y materializar varios homicidios ocurridos en estas localidades para cumplir con su tarea.

Su trayectoría criminal inició en el Bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia, de las que se desmovilizó en el 2006, pero continuó en en diversas bandas criminales de Córdoba. Desde hace 10 años tendría relación con el Clan del Golfo.

Según la Policía, Quintero Posada trabajó con el capo Luis Gabriel Hernández Medina, alias ‘R15’ , quien fue capturado en agosto de 2016.

Gracias a esta relación, fue escalando posiciones a tal punto de llegar a direccionar militarmente integrantes de la organización ilegal en más de 25 municipios en el Occidente y Norte de Antioquia.

El coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía Antioquia, aseguró que el ‘Tigre’ tenía 25 hombres bajo su mando, con la orden de llegar al municipio Ituango y el corregimiento de Santa Rita de Ituango para hacerse pasar por campesinos y empezar a hacer control del desplazamiento, la extorsión y el tráfico de estupefacientes.

Sus crímenes

Al ‘Tigre’ se le sindica de ser el presunto autor intelectual del atentado contra el teniente coronel Néstor Pineda y el patrullero Ober Bejarano, ocurrido en abril en el municipio de Caicedo.

Además, se comprobó su participación en otras acciones delictivas en contra de la Policía en los municipios de Anza, Belmira y Liborina, ocurridas en julio de 2016.

Entre ellas se encuentra el ataque con ráfagas de fusil a una patrulla en Anza donde resultaron lesionados el subintendente Juan Gaviria y el patrullero Johan Soto. En el mismo hecho atacaron una ambulancia al creer que el vehículo de atención médica trasladaba un uniformado e hirieron a una enfermera.

En Belmira, en medio de un ataque a una patrulla, fue lesionado el uniformado Carlos Uribe, y en Liborina estaría involucrado en la activación de una carga explosiva y atacar a fusil al subintendente José Soto y el patrullero Anderson Hernández.

El ‘Tigre’ o ‘El Zarco’ quedo a disposición de la Fiscalía por los delitos de concierto para delinquir con fines de homicidio, desplazamiento forzado, desaparición, extorsión y tráfico de estupefacientes.