Tras un expolicía se escondía un violador en serie

Tras un expolicía se escondía un violador en serie

17 de diciembre del 2017

Luego de que las autoridades encontraran el cuerpo sin vida de Gabriela Andrea Romero, una estudiante del Sena en el municipio de Malambo, Atlántico, se descubrió la historia de Levit Aldemar Rúa, presunto responsable de este crimen.

El presunto autor de este feminicidio sería el expolicía Levit Aldemar Rúa, a quien las autoridades han llamado ‘El monstruo de la sexta entrada’, tras ser señalado de abusar sexualmente de varias mujeres.

¿Quién es el autor de este crimen?

Aldemar Rúa fue un integrante de la Policía Nacional, estuvo activo en la institución dos años y fue gracias a una denuncia hecha por una de sus víctimas que se dio a conocer la aberrante historia de esta persona.

Según indicaron las autoridades su salida de la institución en 2010 se dio por las denuncias recibidas sobre supuestos actos indebidos cometidos contra varias mujeres y es por esas denuncias que en 2011 Levith fue capturado en la ciudad de Valledupar y enviado a prisión, donde pagó una condena de seis años por acceso carnal violento.

Para la Fiscalía General de la Nación esta persona sería un violador en serie, supuestamente responsable de varios casos que son investigados en Barranquilla y otras locaciones.

Ángela María Bedoya, directora de la Fiscalía de Barranquilla, indicó que el modus operandi de esta persona era similar en todos los casos denunciados: llevaba a sus víctimas a un centro comercial de Soledad, donde les ofrecía empleo y luego se dirigía con ellas a una zona apartada de Malambo donde cometía el abuso sexual.

Según investigaciones de las autoridades, cerca del lugar donde fue encontrada la joven estudiante, se ubicó un ‘cambuche’ donde presuntamente habría abusado de una menor venezolana, quien logró escapar y dar aviso a las autoridades.

Al expolicía le serán imputados los delitos de desaparición forzada y homicidio agravado por la muerte de la estudiante del Sena Gabriela Romero Cabarcas, y se esperan los resultados de Medicina Legal para establecer si también se está frente a un delito sexual, de ser así, podría enfrentar una condena de hasta 60 años.