Cuádruple asesinato en Francia

Cuádruple asesinato en Francia

6 de abril del 2017

Francia Habría entrado en conmoción ante la noticia del asesinato  de cuatro miembros de una familia. Todo giró en torno al descubrimiento de unos lingotes y monedas de oro que la familia poseía hace algún tiempo, y que según investigaciones fueron robados y enterrados en la segunda guerra mundial. El padre de la familia, quién ya había muerto, encontró el tesoro y se lo dejó a sus dos hijos quienes entraron en enfrentamientos.

La Familia Troadec,  conformada por Pascal y Brigitte Troadec, de 49 años, su hijo Sébastian de 21 y su hija Charlotte de 18 años, se encontraban desaparecidos ya hace más de un mes. Nadie daba certeza de su paradero y la única familiar allegada era la hermana de Pascal, Lydie Troadec.

Las autoridades encontraron alrededor de la casa de la víctimas  restos humanos a causa de machas de sangre, lo que confirmó que eran los cuerpos desaparecidos.

Luego del hallazgo, llegó el indagatorio donde se esclareció la causa de muerte. Hubert Caouissin, compañero sentimental de la hermana de Pascal, finalmente confesó que él fue el asesino en complicidad de su esposa, ya que evidenciaba la inconformidad sobre la repartición del tesoro.

El padre de Pascal encontró un tesoro  donde una inquilina. Su esposa afirma que lo escondió en el patio de la casa y su hijo un día decidió apropiarse de este. Le dijo a su familia que las monedas estaban en Mónaco Y Andorra. Pero la familia Troadec comenzaría a tener una mejor estabilidad económica y a viajar mucho más.

Por otro lado, Lydie Troadec  estaba con algunas deudas económicas y no contaba con una buena rentabilidad e ingresos. Ella no se explicaba por qué razón solo su hermano estaba beneficiado del tesoro que había dejado su padre antes de morir. Su esposo, Hubert Caouissin,  una noche decidió entrar a la casa de Pascal y tomar lo que le pertenecía a ella.

Lamentablemente todo terminó en la fulminante muerte de los miembros de la familia de Pascal.

Él descubrió cuando se escabullían en su casa en la búsqueda del tesoro , a lo que Hubert Caouissin reaccionó con golpes hasta causar la muerte y así seguir con la esposa e hijos. Con ayuda de Lydie los cortaría en trozos y los enterraría alrededor de la casa.

La madre de Lydie y Pascal, lamenta la muerte de su hijo y su familia,  dijo: “el tesoro siempre fue una maldición, y probablemente fue robado del banco de Francia en la segunda guerra mundial”. El homicida fue juzgado y enviado a la cárcel, tras confesar su delito.