El extraño culto en Turquía con orgías y chantajes

El extraño culto en Turquía con orgías y chantajes

14 de abril del 2018

Un hombre turco, de 62 años, comenzó desde los 80 a liderar un culto en el que predicaba su versión del islam en Estambul. Con el paso del tiempo empezó a ganar popularidad y adeptos, a quienes los llama sus buenos amigos.
El predicador, conocido como Adnan Oktar, tenía una interpretación muy diferente de la religión. Dentro de su creencia, él buscaba crear un culto sexual en el que el principal objetivo era traer niños al mundo.

Pero tal parece ser que el culto se salió del rumbo y comenzó a convertirse en algo de más fuerza. Una periodista turca,que llevaba más de 10 años siguiendo los pasos de Oktar, denunció a las autoridades que los últimos cuatro años para ella fueron trágicos, pues estuvo raptada por personas de la secta, quienes no la dejaban salir. Sin embargo, luego de intentar por todos los medios escapar, lo logró.

La periodista indicó que un día dijo que necesitaba hacerse un chequeo médico y pidió una cita con un doctor, pero camino al hospital, los hombres de Oktar la interceptaron y la subieron a la fuerza a un vehículo. Después de ese episodio, fue encerrada en una habitación en un edificio en Estambul. Solo podía salir para realizar actividades del culto.

Desde ese momento ella solo profesaba lo que indicaba el culto, hasta que un día fue trasladada a un edificio de menor seguridad. En ese momento cuando ella logró, en pijama y con su documento en la mano, fugarse del régimen al que estaba sometida.

Dentro de su pensamiento, Oktar aseguró que las mujeres, en vez de tener su cuerpo cubierto (como pasa en varias regiones del mundo) deberían mostrarlo y solo ocultar sus pezones y la entrepierna, acotando que: “Las mujeres son la más maravillosa manifestación de Dios. Son los seres más hermosos del planeta. Son increíbles obras de arte creadas por el ser supremo. Son glorias que deben ser respetadas, admiradas, amadas y protegidas”.

El hombre posee varias personas encargadas del reclutamiento de las mujeres, y hasta el momento, pese a que el hombre tuvo en el pasado problemas con la justicia, no se ha podido demostrar que las mujeres miembros de su secta hayan sido explotadas de alguna forma. Se cree que parte de la razón por la que las investigaciones no prosperan es por su buena relación con el régimen de Erdogan.