En debate: cadena perpetua para violadores

30 de septiembre del 2019

¿Servirá o no esta medida para reducir los crímenes contra menores?

En debate: cadena perpetua para violadores

El proyecto de Acto Legislativo que aspira implementar la cadena perpetua para asesinos y violadores de niños, niñas y adolescentes, sigue generando polémica en Colombia.

Este lunes, la iniciativa dio su primer paso en el Congreso de la República: la Comisión Primera de la Cámara de Representantes la aprobó en primer debate, con 19 votos a favor y 4 en contra.

Restan otras siete discusiones.

Lo anterior se da tras el concepto favorable que recibió la propuesta por parte del Consejo de Política Criminal.

El enfrentamiento entre adeptos y detractores del proyecto radica en que, para los primeros, este tendría gran incidencia en la reducción de crímenes contra los menores de edad y protegería sus derechos contemplados en la Constitución. Para los segundos, es “populismo punitivo”, no resolvería el problema de raíz y empeoraría la crisis carcelaria.

Sería un mensaje contundente

Yohana Jiménez, hija de Gilma Jiménez -la primera persona que habló sobre la cadena perpetua en el país- argumentó a KienyKe.com las razones por la que considera se debe implementar la cadena perpetua: nada garantiza que un asesino o violador de menores no reincidirá en estos actos al salir de una cárcel.

“Lo único que hará que estas personas no vuelvan a matarlos o a violarlos es que estén encerradas para siempre. Hoy, la justicia pone por encima los derechos de los verdugos “, indicó.

Jiménez señaló que en Colombia la violencia contra los niños es parte del paisaje, porque las personas y las instituciones han sido permisivas con estos actos.

“Somos un país indolente e indiferente frente a esta dolorosa realidad. Violan o matan a un niño y no pasa nada. Con la cadena perpetua daremos un mensaje contundente. Los niños y niñas son sagrados, quien se meta con ellos la va a pagar muy caro. Se pudrirá en una cárcel”, manifestó.

Incrementaría la impunidad

Por su parte, Gerardo Barbosa, abogado penalista y asesor de organizaciones protectoras de niños y niñas, dijo a este medio que implementar la cadena perpetua sería contraproducente, inútil y “desgastaría un esfuerzo importante para proteger en realidad a los menores”.

Indicó que en el país existe una tasa de impunidad muy alta, que se incrementaría con esta medida: “porque la mayor parte de los casos suceden dentro del mismo entorno familiar”.

“A las familias les da miedo denunciar estos casos. Así que, si se incrementan las penas, lo más seguro es que las denuncias se reduzcan significativamente por temor de enviar a una cárcel de por vida a un familiar”, sostuvo.

Barbosa mencionó que las penas existentes tienen la suficiente capacidad de retribuir y enviar un mensaje de intimidación, para quien tenga en mente atentar contra la vida e integridad de los menores de edad.

“Si lo que queremos es proteger a los niños hay que crear mecanismos eficaces de prevención y romper el circulo de impunidad que arranca en la propia familia”, resaltó.

Además, Barbosa indicó que aplicar la prisión perpetua en Colombia no es viable, debido a que hay tratados internacionales que obligan al país a establecer penas con propósitos de resocialización.

“La política criminal del Estado no puede apartarse de la función resocializadora de las condenas, que es darle una segunda oportunidad a quien ha sido sentenciado por estos hechos”, resaltó.

¿Y el hacinamiento?

Gerardo Babosa argumentó que uno de los mayores problemas de la cadena perpetua es que agravaría el hacinamiento en las cárceles del país.

Señaló que en Colombia hay un estado inconstitucional carcelario desde hace muchos años, donde las personas privadas de la libertad sufren de un tratamiento cruel e inhumano.

“Para que la prisión perpetua funcione se debería superar esta crisis. Habría que crear un sistema carcelario respetuoso de los Derechos Humanos para todo el mundo, sobretodo para los que estarán allá de por vida”, mencionó.

Si se implementa esta medida se dejarían de lado los recursos para la educación, salud y a la protección efectiva de los menores, opinó el abogado.

A Yohana Jiménez le parece increíble que piense primero en el dinero para defender los derechos de los niños.

“Si nosotros somo un país incapaz de que se reproduzca tanto hampón, por lo menos tenemos que ser capaces de garantizar que estén separados de los niños ¿y cómo se hace? dejándolos en las cárceles. Si no tenemos cárceles, pues se construyen. Listo”, insistió.

Para Jiménez, el hacinamiento no puede ser la excusa para que sigan violando y asesinando a los menores porque no hay dónde meter a los criminales. “Como no hay plata entonces no podemos hacer nada. Esto no puede ser así”, agregó.

Cualquier iniciativa que le apunte a erradicar la violencia contra los niños es válida, para así llegar a una verdadera política pública, precisó Jiménez.

“Ojo. Los niños no son el futuro. No los podemos seguir viendo importantes para mañana. Los niños son el presente y tenemos que garantizarles el hoy. Su seguridad y sus derechos para que ellos cambien el futuro del país que todos soñamos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO