Lo que declaró Uribe Noguera desde Valledupar

5 de junio del 2019

Rafael Uribe rindió testimonio vía telefónica, en el caso de sus hermanos.

Lo que declaró Uribe Noguera desde Valledupar

Durante la mañana de este miércoles 5 de junio, se adelantó la audiencia en contra de los hermanos Uribe Noguera, Catalina y Francisco, por presunto encubrimiento en el crimen de la menor Yuliana Samboní.

Escuche las noticias más importantes del día:

En el transcurso de la jornada, tal y como se había anunciado en la víspera de la audiencia, Rafael Uribe Noguera testificó, bajo juramento. El asesino de Yuliana Samboní contó en detalle cómo sus hermanos habían ido a buscarlo cuando se enteraron de la desaparición de la niña.

A continuación las palabras literales de Uribe Noguera en su testimonio vía telefónico:

“Cuando empiezo a tener memoria y conciencia  de lo que está pasando, recuerdo que miro mi celular y tengo cualquier número de llamadas y mensajes. Creó que leo algunos y veo que me están buscando afanadamente. Minutos después de recibir tantas llamadas yo decido contestar el celular y es mi hermana Catalina y me dice que me está buscando el Gaula, que yo dónde estaba, que yo dónde estoy y yo le miento y le digo que estoy en la casa de una amiga y ella me pregunta dónde está mi carro y yo le digo que en el parqueadero del Equus 66”.

“Recuerdo que el citofóno suena también bastantes veces y yo contesto y es el vigilante diciendo que ya está abajo que quiere subir. Yo le digo que por favor no la deje subir y que cualquier persona que venga le diga que yo no estoy ahí”.

“Llegué a presentir que en cualquier momento van a llegar mis hermanos. Yo alzó el cuerpo de Yuliana y voy y lo escondo. Antes o después, no recuerdo el orden exactamente, cojo la ropa de ella y la escondo en la cisterna del baño principal del apartamento”.

“Después, no sé exactamente lo que hice pero me salgo al balcón del segundo cuarto del apartamento, o sea del cuarto auxiliar. Veo que el piso está muy engrasado con aceite. Tomo un trapero que hay cerca de la cocina y trato de limpiar lo que más puedo, pero había demasiado y obviamente quedaron rastros de aceite”.

“Fui cambiando mi versión y le dije que la niña se había bajado en unos puentes que hay en la 65 con Circunvalar. Él (Francisco) me siguió preguntando bastantes veces que dónde estaba y que ojalá esa niña apareciera”.

Por último indicó cómo le había dicho la verdad a su hermano: “Llegando a la Clínica Navarra, yo voy tratando de descifrar qué pudo haber pasado y ahí llego a la conclusión de que la niña está muerta y le digo a Francisco. Él se toma la cabeza y empieza a llorar. Ya en la clínica, Francisco me pregunta que dónde está la niña”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO