Cárcel para responsables de desfalco a Ecopetrol

Cárcel para responsables de desfalco a Ecopetrol

28 de febrero del 2018

Luego de que se comprobara que Fernando Castañeda Cantillo y Félix María Galvis Ramírez, exmagistrados de la Sala Laboral del Tribunal Superior de Cúcuta, generaron un desfalco a Ecopetrol durante los años 2010 y 2011, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia los condenó a pagar condenas de más de 20 años a cada uno.

Los responsables aceptaron que hicieron un reconocimiento irregular de tutelas que afectaron el presupuesto de la empresa, lo que generó un desfalco a Ecopetrol de 137.475 millones de pesos.

El fallo que declaró culpables a los dos exfuncionarios por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación y prevaricato, señaló que Castañeda deberá pagar una sentencia de 21 años y 9 meses de prisión, mientras que Galvis fue sentenciado a 22 años y 8 meses de cárcel.

Dentro de las pruebas, la Fiscalía encontró que los exmagistrados concedieron 18 tutelas a favor de 580 accionantes, luego de una concertación con jueces y abogados litigantes.

Además, el ente acusador demostró que durante los años 2010 y 2011, el despacho en el que laboraban los dos implicados concedió pagos a diferentes personas por conceptos laborales, a través de las tutelas falladas, que se hacían en forma contraria a la Ley. Estas fueron desestimadas por la Corte Constitucional dos años después, en 2012, pero el desfalco a Ecopetrol ya estaba hecho.

La Sala Penal indicó que se trató de un acto de corrupción en el que además estuvieron involucrados abogados que presentaron las tutelas exclusivamente en Cúcuta, a pesar de que los casos no eran todos en esa ciudad.

La sanción para los dos exmagistrados también es económica. Castañeda deberá pagar una multa de 32.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes -SMMLV-, mientras que Galvis pagará 33.000 SMMLV, es decir, que cada uno debe desembolsar aproximadamente 25.000 millones de pesos, cifra que no repara a cabalidad el desfalco a Ecopetrol.

Los sentenciados no estuvieron en la diligencia de sanción, Castañeda porque cumple su detención domiciliaria en Santa Marta, y Galvis porque se encuentra detenido, bajo custodia de la Fiscalía.