Caso Bermeo: recuento de un acto de corrupción

Caso Bermeo: recuento de un acto de corrupción

17 de marzo del 2019

El video salió a la luz publica el viernes primero de marzo. En él, un par de hombres compartiendo de un trago en un restaurante hablaban con cierta prevención. De repente, uno de ellos saca un fajo de billetes y, como si estuviera ensayado, se los pasa por debajo de la mesa al otro sujeto.

Una situación que pasaría desapercibida en un país donde se ha vuelto usual sobornar. Pero resulta que en este caso el implicado resultó ser el abogado Carlos Bermeo, un fiscal de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), el mecanismo diseñado para someter a quienes cometieron crímenes en el marco del conflicto armado colombiano.

Los hechos

En un principio todo fue confusión. La Fiscalía General de la Nación, que hizo público el video, además informó que armó la escena donde se cometió el delito, pues el soborno que protagonizó Bermeo y el excongresista Luis Alberto Gil, se trató de un operativo encubierto.

Según explicó el ente acusatorio horas después de la captura de estos dos sujetos y de tres personas más, los 500.000 dolares que se utilizaron en el operativo salieron de un fondo especial de la Fiscalía y se utilizaron para sobornar al abogado y este poder incidir en el caso de extradición Jesús Santrich, antiguo guerrillero de las Farc.

Ante tal afirmación por parte de la Fiscalía, la JEP se pronunció aclarando que la Unidad de Investigación y Acusación (UIA), instancia que pertenece al tribunal de paz y de la que forma parte Bermeo, no participa en los procesos de solicitudes de garantía de no extradición.

Y es que días después la misma Fiscalía tuvo que salir a decir que “no tenemos ninguna prueba para relacionar a Santrich con el exfiscal de la JEP”: Fiscalía.

Los Implicados

Carlos Julián Bermeo: Es oriundo de Popayán y egresado de derecho y ciencia política de la Universidad del Cauca, con Magister en derechos humanos y cultura de Paz de la Universidad Javeriana.

Se desempeñó como director general del Consorcio Mediar de Abogados, llevó a cabo labores en el Concejo de Popayán, sin embargo, años después entre 2004 y 2007, fue concejal de esa ciudad. Luego, se convirtió en personero delegado en temas administrativos en el municipio payanés y pasó a desempeñarse como político en el Cauca.

En 2015 se presentó en las elecciones regionales con el aval del partido Opción Ciudadana, el mismo liderado por el excongresista Luis Alberto ‘El Tuerto Gil’, quien fue capturado con el fiscal de la justicia transicional este 1 de marzo.

Luis Alberto ‘El Tuerto Gil’: Nació en Cite, corregimiento de Barbosa, Santander, el 23 de octubre de 1951. Creció en Piedecuesta, municipio del área metropolitana de Bucaramanga. Inició estudios de Licenciatura Química en la Universidad Industrial de Santander, pero obtuvo título en Licenciatura de Ciencias Sociales en la Universidad Libre.

Gil llegó al Senado con más de 82 mil votos, convirtiéndose en el senador más votado de Santander. Además, con Juan Manuel Herrera y Jaime Durán Barrera se quedó con dos de las siete curules de Santander en la Cámara. Ese año también apoyaron a Álvaro Uribe Vélez en las presidenciales.

Años después Gil fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por tener nexos con grupos paramilitares, la Fiscalía le probó alianzas con los paramilitares Iván Roberto Duque, alias ‘Ernesto Báez’ y Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’.

La fuerza política creada por Gil, según la Corte Suprema de Justicia, creció en el departamento de Santander con el apoyo de las Autodefensas. Gil salió libre en 2013 luego de pagar las tres cuartas partes de su condena.

Los otros capturadosAna Cristina Solarte Burbano, también capturada, aspiró al concejo de esa ciudad en el 2015 por el mismo partido y es la pareja sentimental de Bermeo. Luis Orlando Villamizar Gamboa, el otro detenido, es un contratista de Santander. Ambos fueron grabados por la Fiscalía mientras recibían, en otro punto de la ciudad, el resto del soborno. También fue capturado Yamit Prieto Acero, quien al parecer sería el conductor de Alberto Gil.

Las Pruebas

Prueba #1:  Video que rodó en audiencia el ente investigador, aparecía Orlando Villamizar y un hombre con acento mexicano (que no fue identificado), quienes discutían sobre la entrega de un dinero.

Villamizar hace referencia al fiscal de la JEP, Carlos Bermeo diciendo que no trabaja con él, pero sí para ellos, así como acuerdan el envío de inmediato de 500 mil dólares para el exfiscal del componente especial de paz.

“Acuérdese que han pasado dos eventos muy significativos, la carta es una, que nos ayudó y que el hombre que está en Nueva York ya se jodió, ahora falta la segunda parte, no necesito sino noventa días y no es más”, aseguró el hombre incógnito; refiriéndose, según el ente acusador, al proceso de extradición de Santrich.

Prueba #2: Conversación en el Hotel Marriot de Bogotá, en la que se escucha una conversación entre el exsenador Luis Alberto Gil, “la fuente, el encubierto de la DEA” y Carlos Julián Bermeo, quien según la Fiscalía, llega a los pocos minutos al encuentro.

En un primer momento, en el audio se escucha a Bermeo Casas hablar sobre una discoteca que es de su propiedad en Roma, Italia, y se escuchó que una persona cercana a él, identificada como Alexander Toro, recibiría los 120 kilos de cocaína.

Luego, el interlocutor le pregunta que cuál sería el mecanismo que se utilizará para frenar el proceso de extradición de Jesús Santrich, a lo que él responde que tiene la posibilidad de retrasar el proceso y pedirle una prórroga a uno de los magistrados del tribunal especial.

“Santrich quedó feliz y la verdad eso está saliendo muy bien”, dice el fiscal traduciendo lo que dice en el audio que no se alcanza a entender. Seguido a esto, la Fiscalía presentó de nuevo como prueba el video en el que se ve a Bermeo recibiendo el fajo de billetes y se lo mete a su chaqueta.

Las audiencias

El cinco de marzo, pocos días después de ocurridos los hechos, se realizó la primera audiencia de imputación de cargos contra Bermeó. En su momento la Fiscalía llegó a los juzgados asegurando que el fiscal de la JEP incidió en que la carta de recolección de pruebas sobre el caso de Jesús Santrich, que envió el Tribunal Especial a los Estados Unidos, se perdiera, y que él “tenía la posibilidad de retardar órdenes judiciales” a cambio de sobornos.

Evidentemente los imputados no aceptaron los cargos. Pero en esta misma audiencia el fiscal delegado presentó otros delitos cometidos por el abogado y que se desconocía. A Bermeo se le imputó el delito de concierto para delinquir agravado con fines de tráfico de estupefacientes.

Esto por que según investigaciones de la Fiscalía se obtuvieron grabaciones en las que se escucha a Bermeo negociar 120 kilos de cocaína para ser entregados en Roma, Italia.

En la segunda audiencia que se llevo a cabo el seis de marzo, la Fiscalía pidió medida de aseguramiento carcelario para los implicados. Con el argumento de que “es la única medida que dará verdaderas garantías para que no vuelvan a atentar contra la administración de justicia y no sean un peligro para la comunidad”, el fiscal del caso hizo la solicitud.

Y agregó que Bermeo “afectó nada más y nada menos que el buen nombre de la Rama Judicial y en especial el nombre de la JEP, puesto que fue un funcionario de esa misma institución, que en su condición de fiscal de apoyo, ofrecía los servicios. Hechos que le fueron imputados a títulos de autor por cohecho propio, tráfico de influencias y concierto para delinquir”.  La Fiscalía también pidió cárcel para Gil y para los otros implicados.

La cárcel

Después de analizar las diferentes pruebas, un juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento en centro carcelario contra el exfiscal de apoyo dos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Carlos Bermeo, y los otros cuatro imputados por presunta corrupción dentro del tribunal especial.

El argumento se basó en que “los imputados podrán inferir en el debido ejercicio de la justicia, continuar su ilicitud o atentar contra la comunidad” mientras se sigue con la investigación del caso.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO