Más detalles del asesinato de María del Pilar Hurtado

26 de junio del 2019

Otros datos sobre quién era y qué labores realizaba.

Más detalles del asesinato de María del Pilar Hurtado

Archivo particular

Colombia no sale de su conmoción por el asesinato de María del Pilar Hurtado, la mujer de 34 años asesinada frente de uno de sus hijos, en Tierralta (Córdoba). El llanto del niño indignó a la opinión púbica por el sufrimiento y desolación que deja la violencia en el país.

Todo ocurrió hacia las 7:35 de la mañana del pasado viernes 21 de junio. La mujer salía de su casa, ubicada en el barrio 9 de agosto, y mientras se despedía de su hijo, fue interceptada por hombres armados que le dispararon y le quitaron la vida de manera inmediata.

El menor de 9 años fue testigo del hecho y en redes sociales se difundió un video que mostró su dolor al mundo.

Aunque todavía existen muchas especulaciones en torno al crimen de la mujer, un fiscal especializado, en conjunto con autoridades de distintas instituciones, trabajan para dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales de Hurtado. Aún se desconoce por qué acabaron con su vida.

Por el momento, se han conocido más detalles sobre quién era y qué labores realizaba.

En un principio se desvirtuó que fuera lideresa social. Según un comunicado emitido por la Alcaldía de Tierralta, “de manera irresponsable” se aseguró que ella cumpliera con acciones sociales en el territorio y estuviera amenazada en un panfleto que circuló días atrás. La comunicación estaba firmada por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

“De acuerdo a lo manifestado por su compañero sentimental, nos deja constancia que la señora María del Pilar Hurtado no pertenece a ninguna asociación ni figura como líder social. Manifiesta también que nunca recibió amenaza de ninguna índole y que laboraba en un aserrío fabricando guacales”, se lee en el documento.

Estas declaraciones fueron rechazadas por vecinos de la comunidad donde residía la víctima, quienes aseguran que María del Pilar sí ejercía un liderazgo. Dicen que hace más de un año se desplazó a Tierralta junto a sus cuatro hijos, luego de haber sido amenazada en su tierra natal, Puerto Tejada, también Córdoba.

La razón: había denunciado actividades delictivas por parte de organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico que controlaban el territorio, a través de la Fundación de Víctimas Adelante con Fortaleza (Funviavor), de la cual hacía parte.

Así lo confirmó Rossy Pérez, coordinadora de la Mesa Municipal de Víctimas de Puerto Tejada, quien aseguró que la mujer también había hecho parte de esa organización ya que su familia es víctima del conflicto armado. Aseguró que sí tenía procesos de liderazgo en el territorio donde falleció.

Además, según el líder de la organización Cordobexia, Andrés Chica, María del Pilar lideraba un grupo de familias que habían invadido unos lotes en Tierralta. Por defender la labor social de la mujer, Chica también fue amenazado y obligado a salir del territorio.

Sobre la muerte de María del Pilar circulan diferentes hipótesis; ninguna confirmada. Todas están en proceso de investigación.

La amenaza en el panfleto que difundió las AGC en Tierralta aún es un supuesto, porque aunque su nombre no fue mencionado de manera directa en el papel, se cree que fue identificada como “la mujer del chatarrero”, una de las personas declaradas como objetivo militar.  (Leer en panfleto) 

También se especula que el asesinato se trató de un “ajuste de cuentas”. De otro lado, se dice que todo se debe a que ella, junto a otras personas, invadió un predio.

Sin embargo, nada ha sido aclarado.

Alcalde de Tierralta: bajo la lupa de la Procuraduría

La muerte de María del Pilar Hurtado despertó las acciones de las institucionalidad. Aparte de la creación de grupos especializados para investigar su asesinato, la Procuraduría General abrió una investigación en contra de Fabio Otero, alcalde del municipio, por “las presuntas irregularidades en el control del orden público que habrían derivado en el homicidio de la líder social”.

Lo que el Ministerio Público busca con esta investigación es determinar la gestión de Otero frente a la ocupación de predios por parte de un sector de la comunidad.

También el manejo institucional que se le dio a las presuntas amenazas en contra de la mujer, “representante de la comunidad que habría invadido algunos lotes en el municipio”.

“Se busca esclarecer si los comportamientos que posiblemente asumieron en este caso los funcionarios son constitutivos de falta disciplinaria, así como los motivos determinantes y las circunstancias de tiempo, modo y lugar”, aseguró.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO