El asesinato que conmocionó a Usme

El asesinato que conmocionó a Usme

27 de julio del 2016

Estaba desnuda dentro del baño de una humilde, desordenada y mal oliente habitación del barrio Danubio Azul, en Usme. Su cuerpo estaba teñido en el rojo opaco de su propia sangre ya seca. Diana Rocío Becerra llevaba 56 horas perdida. Su verdugo la mató de dos puñaladas. La degolló.

Lea también: Fiesta swinger termina en asesinato.

La policía halló el cadáver de Diana sobre las 11 de la mañana de este martes.

Lea aquí: 5 datos para saber quién es y qué le pasó a la modelo condenada a 15 años en China.

Los dueños de la casa, al percatarse del un olor nauseabundo y ante la ausencia del joven inquilino al que le habían arrendado una habitación en el segundo piso de su residencia, llamaron a la policía del barrio.

Le puede interesar: Condenan a psicóloga por la muerte del hombre que la violó.

Los uniformados ya sabían que Diana Rocío, madre de una niña de siete años y miembro de una familia del sector, estaba desaparecida desde la madrugada del domingo anterior.

Sus padres y tres hermanos empezaron a buscarla desde ese mismo día. Aunque a ella le gustaba la rumba y a veces se quedaba por fuera de su casa, su silencio no era normal.

Su hermana menor aseguró que Diana siempre llamaba y avisaba que se demoraría o que no llegaría esa noche.

Fue precisamente su hermana menor, Andrea, quien la vio por última vez. Ella y Diana estaban tomando y bailando en un bar ubicado junto a su casa, pero después de terminada la rumba en el establecimiento Diana quiso seguir bebiendo y se negó a entrar a su vivienda.

Andrea entró a dormir y su hermana, según lo que contaron los testigos, se fue con un joven que vivía en el mismo barrio, a unas seis cuadras de su casa. Él le habría ofrecido seguir la fiesta por un par de horas más y ella habría aceptado.

Nadie volvió a saber de Diana Rocío. Una cámara de seguridad del barrio captó, según las autoridades, el momento en el que Diana ingresa en compañía de un hombre a la casa donde fue asesinada. Los videos fueron recogidos por los investigadores judiciales del CTI y están siendo analizados. El asesino es buscado por la policía.

Después de que la policía halló el cadáver en la vivienda, se comunicó con los padres de Diana Rocío, quienes con carteles pegados por todo el barrio la buscaban con desesperación.

La llamada la contestó el padre de ella y le describieron a la joven que se hallaba muerta en el baño de una residencia cercana a la suya. Él supo que era Diana, pero solo lo confirmó cuando los gritos de su hija retumbaron al medio día de este martes, al destapar el cadáver.