Edelvis Martínez: la cubana asesinada por ‘coyotes’ en Urabá

Edelvis Martínez: la cubana asesinada por ‘coyotes’ en Urabá

13 de Septiembre del 2016

Edelvis Martínez Aguilar era una mujer que buscaba mejores oportunidades de vida. Lo primero que pasó por su mente fui salir de Cuba y alistar maletas para ir un poco más al norte, hacia el sueño americano.

La situación en su país de origen no era nada fácil, fue allí cuando tomó la decisión de escoger el camino largo, es decir, bajar hasta Colombia para recorrer centroamérica hasta el norte de forma ilegal.

Lea También: “Recé un padre nuestro antes de matar al asesino de mi mamá”.

Con la ilusión de poder acortar gran parte de su camino, Edelvis llegó al Urabá antioqueño. Allí habían dos personas especializadas en ayudar a cruzar la frontera con Panamá para que siguieran su camino hasta el norte. Eran los famoso coyotes.

Usualmente estas personas exigen un pago adelantado para adelantar comunicación con sus contactos, cuadrando puntos de encuentro en donde dejan a estos inmigrantes.

Edelvis iba en compañía de su novio y un buen amigo. Los tres ya habían pagado una suma de dinero a dos coyotes para que les ayudaran a emprender su camino a Estados Unidos.

El trato con este tipo de personas no es nada fácil, son muy cerrados a hablar y con el tiempo van exigiendo más dinero con la excusa de que sus contactos aseguran la llegada al país deseado de forma segura y con papeles en mano.

Le Puede Interesar: Padres sufren sobredosis en presencia de su hijo de cuatro años.

Los hombres les habían dicho que necesitaban 1.500 dólares adicionales, pero nunca les dijeron la razón, entonces se negaron a darles el dinero.

Frente a la decisión que habían tomado los inmigrantes, los coyotes procedieron a amarrar a Edelvis y su amigo. A ella la violaron en repetidas ocasiones entre quienes se hacían conocer como Johan Estiven Carreazo Asprilla, alias ‘Play Boy’ y Carlos Emilio Ibargüen Palacio, alias ‘Carlos’.

Su novio logró escapar de las amenazas que hacían estos coyotes. Pero su novia y su compañero de travesía quedaron encerrados en una cabaña en el golfo de Urabá, exactamente en Matuntugo.

No bastó con solo violar Edelvis, los coyotes posteriormente la amarraron junto con el otro inmigrante para matarlos con arma blanca.

Los dos mostraban heridas profundas en varias partes de su cuerpo, abdomen, cuello y brazos. Finalmente el novio de Edelvis tuvo que recurrir a las autoridades donde hizo la respectiva denuncia a los dos asesinos y fueron capturados horas después.

El CTI de Apartadó logro encontrar los cuerpos de los inmigrantes. Estaban amarradss a troncos y sumergidos en un río cercano.

Mientras que en el momento de la captura de los dos coyotes, en la casa de uno de ellos, se hallaron las pertenencias de Edelvis y sus compañeros.

Ninguno de los capturados aceptó los cargos, y pese a tener varios antecedentes por homicidios en Urabá, es probable que queden libres o paguen tan solo unos meses de cárcel.