Ed Grimaldo, el fotógrafo pedófilo

Ed Grimaldo, el fotógrafo pedófilo

19 de marzo del 2018

Eduardo Grimaldo se hacía llamar Ed Grimaldo en las redes sociales. Algo así como su nombre artístico. Fotógrafo de profesión, trabajó en diferentes medios importantes de Panamá, como en los periódicos Mi Diario, La Prensa, La Estrella de Panamá y en el medio digital Claramente, donde era colaborador. 

Era muy activo en las redes, políticamente participaba, apoyaba, criticaba, denunciaba… Desde las plataformas digitales se percibía como un ciudadano activo, pero siempre muy ordinario, con un lenguaje violento, soez. Se reunía con otros colegas a almorzar, a arreglar el mundo, y luego publicaba esos encuentros.

A la gente, en general, le gusta hacer eso: hacer cosas y publicarlas, que todos sepan que “vine a almorzar aquí con Fulano de Tal y comimos esto, o tomamos esta champaña”. Y bueno… Así también hacía Ed Grimaldo. Publicaba con sus amigos y colegas sus opiniones, reuniones, líneas políticas, análisis, denuncias al gobierno, etcétera, etcétera.

Ahora hay gente que ha terminado borrando de las redes sociales como Instagram, Twitter y Facebook todas sus fotos con Ed Grimaldo. Los medios donde trabajó salieron al paso a aclarar desde cuándo no trabajaba más allí, y los medios donde trabajaba hasta ese viernes que fue arrestado aclararon que se desvinculan completamente de él. Y claro, faltaría más. Porque terminó siendo lo que en verdad siempre fue, pero que nadie lo sabía: un monstruo.

Porque cuando un menor -niño o una niña- es víctima de un crimen, de cualquier delito, la sociedad entera lo condena. Pero si además el victimario es un familiar o una persona cercana al niño, la furia de la sociedad no espera a hacerse sentir. Y Ed Grimaldo es el hermano del papá de la menor a la que violó desde los 6 años. Hoy la niña tiene 11 años. Además, era su padrino.

La niña decidió contarle a la mamá, por una charla de educación sexual en su escuela, actualmente un tema controversial en este país donde una gran cantidad de personas, conservadoras, no quiere que se enseñe educación sexual como materia en las escuelas.

Hoy en las redes sociales, los panameños se han volcado a criticar y denunciar no solo la pena tan ligera que ha recibido “este monstruo”, como se refieren a Grimaldo, sino a recordar que el tipo había sido violento y vulgar muchísimas veces públicamente y en las redes.

La incomodidad y el disgusto de la gente se basa en que el imputado fue sentenciado por 10 años, una cantidad para una sentencia que a la gente le parece muy poco para un delito tan grave. El Ministerio Público explicó por medio de una conferencia de prensa posterior que ese acuerdo de pena estaba contemplado por la ley y que se hizo para evitarle a la niña la doble victimización, y el hecho vergonzoso de tener que pasar nuevamente por el hecho de contar o dar detalles en una audiencia pública de un proceso legal que podría extenderse.

La madre de la víctima, por lo tanto, aceptó el acuerdo de la pena, según lo explicó la fiscal superior de Litigación Temprana, Janina Muñoz de Aparicio, y que fue aceptado por la jueza de garantías, Elkis Martínez.

Grimaldo, cuando salga de cumplir su pena, estará inhabilitado de funciones de servicio público por 10 años.

Gina Díaz y Janina Muñoz, fiscal superior, ambas de la sección de Litigación Temprana, explicaron que con la pena de diez años se logra que la víctima no vuelva a sufrir al exponerse a un juicio.

También dijeron que en algunos casos las penas a personas que cometían delitos sexuales no llegan a esos años de cárcel y que en ocasiones los acusados son absueltos.

“Hay que entender que en los acuerdos de pena no solo se toma en cuenta la gravedad del delito, sino que se escucha la petición de la víctima”, argumentó.

En estos momentos la menor afectada está en tratamientos psicológicos para tratar los traumas y minimizar las secuelas.

Sobre el proyecto de ley 584, que aumenta las penas por casos de violación, la fiscal de Litigación Temprana manifestó que aún está pendiente de sanción del Presidente de la República.

Eduardo Grimaldo aceptó en una audiencia el sábado los cargos y buscó un “acuerdo de pena” para “evitar exponer a la víctima a una audiencia oral”, según dijo este domingo el Ministerio Público, lo cual, asegura, fue “validado” por los abogados, la familia de la menor -sobrina del delincuente- y una juez.

Otras reacciones: repudio y propuesta para endurecer las leyes 

Cientos de tuits, comentarios, opiniones y publicaciones en las redes sociales y en la televisión panameña inundaron los medios y el internet sobre lo ocurrido el fin de semana tras la sentencia de Eduardo Grimaldo, el fotógrafo que violó desde los seis años hasta los once años a su sobrina y ahijada.

El periodista televisivo Rony Vargas publicó en su cuenta personal de Twitter que “Ed Grimaldo obvio ha decepcionado a sus amigos, familiares, conocidos y colegas. Tengo una nena de tres años y ante los PEDÓFILOS las leyes deben ser más SEVERAS… e igual contra los políticos CORRUPTOS”.

El presidente de la Asociación de Corresponsales en Panamá, Luis Miguel Blanco, dijo que “indignación es lo mínimo que me provoca esta barbaridad. Tanto el delito repudiable cometido como el débil castigo aplicado”.

La Prensa -el otro medio en el que trabajó Grimaldo- también se desvinculó del fotógrafo en un comunicado en el que se asegura que desde 2011 no trabaja con Grimaldo, condenado por los delitos de “actos libidinosos y violación técnica”.

“La Sección de Litigación Temprana llegó a un acuerdo de pena de diez años contra el fotógrafo Eduardo Grimaldo, declarado culpable de los delitos de violación sexual y actos libidinosos en perjuicio de una menor de edad, y quien hasta su detención y condena laboraba con La Estrella de Panamá“, informó.

Además “al imputado se le inhabilitó al ejercicio de funciones públicas por el mismo período, una vez cumplida la pena principal”, publicó el periódico, en el editorial del día, en el que se cuestionaron los acuerdos de pena y exigió leyes de protección más fuertes para los menores.

Paralelamente, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, está a la expectativa de que la dirección de Asesoría Legal del Ministerio de la Presidencia presente el proyecto de ley que prohíbe que se realicen acuerdos de pena para las personas que abusan sexualmente de un menor de edad.

Así reaccionó Varela ante los periodistas que indagaron sobre la citada norma que fue aprobada por la Asamblea Nacional.

Todo como consecuencia del acuerdo de pena de hace unos días al que llegó el fotógrafo Eduardo Grimaldo, quien negoció, confesó y dio detalles de su delito, por lo que recibió la sanción mínima.

El proyecto de ley 584 fue presentado por la diputada Athenas Athanasiadis e Iván Picota propone modificar el artículo 220 del Código Procesal Penal, referente a los acuerdos de pena cuando se incurre en abuso sexual contra menores.

Se añade que las penas no puedan ser conmutadas y que la persona sea inhabilitada para el ejercicio de cargos, oficios o profesión en parques, parvularios, centros escolares, campos o centros deportivos y áreas aledañas.

También sube el castigo a 18 años las penas por abuso sexual a menores de edad y a 20 años cuando la persona que cometa el delito pertenece a una organización criminal nacional o internacional, aunque al principio la propuesta era de 30.

Actualmente, por este delito el Código Procesal Penal de Panamá establece una condena mínima de diez y máxima de 15 años, cuando la víctima tenga menos de 14.

Respecto al trabajo comunitario, la suspensión de penas y reemplazo de ellas se establece que no serán válidas estas condiciones cuando sea una persona sancionada por los delitos contra la integridad sexual en perjuicio de una persona menor.

La ley incluye, entre otros aspectos, la corrupción de menores, posesión y distribución de pornografía infantil, exhibicionismo, comercio y explotación sexual, y acceso a espectáculos pornográficos a personas menores de edad, acoso sexual y actos libidinosos.

Athanasiadis también propuso la elaboración de una lista que se hiciera pública con los nombres de pedófilos y de personas que hayan cometido el delito de violación sexual.

De acuerdo con informes del Ministerio Público, hasta junio de 2017 se han reportado 587 delitos sexuales, de estos, 167 ocurrieron en la provincia de Chiriquí y 120 en Panamá.

El año anterior se registraron mil 814 delitos sexuales.