Génesis Rúa, el rostro del feminicidio infantil en 2018

31 de diciembre del 2018

Fue abusada, asesinada e incinerada por uno de sus vecinos.

Génesis Rúa, el rostro del feminicidio infantil en 2018

Tenía 9 años y al igual que todos los niños que son asesinados, se convirtió en símbolo de la violencia contra los menores de edad. Se llamaba Génesis Rúa y murió en el mes de septiembre a manos de Adolfo Enrique Arrieta, de 47 años, un hombre que la conocía y que compartió con ella y sus padres durante varios años; el verdugo era uno de sus vecinos, en Fundación, Magdalena.

Antes de matarla la abusó sexualmente y luego, para intentar ocultar el crimen, el hombre incineró el cuerpo. La pequeña Génesis no fue la primera ni la única menor asesinada y abusada en Colombia durante 2018, pero su muerte, por la brutalidad con la que se cometió, fue mediáticamente conocido y al igual que pasó con Yuliana Samboní, dos años menor, Génesis es otro triste rostro de la realidad absurda que el país vive, bien lo dijo el hoy exdirector de Medicina Legal, Carlos Valdés, al conocer este caso: Esta es una sociedad enferma, no reconocemos la violencia y justificamos muchas acciones de la violencia, como si fueran naturales. Hay una crisis de valores que se refleja en el ataque a los niños”.

El último informe oficial de Medicina Legal, entregado en octubre de 2018, daba cuenta de 457 menores de edad asesinados en lo corrido del año y reportaba otra cifra muchísimo más alta, de enero a agosto de este año 15.408 menores de edad fueron víctima de algún tipo de violencia sexual.

La condena que deberá pagar el asesino de la niña de Fundación se conocerá el próximo 13 de febrero de 2019. Arrieta espera este fallo, que puede ser de unos 50 años, en la cárcel La Tramacúa, de Valledupar, donde también están internados Rafael Uribe Noguera, violador y asesino de Yuliana Samboní, y Luís Alfredo Garavito, alias ‘la bestia’, quien habría asesinado y violado a más de 200 menores de edad.

El caso

Génesis iba de la casa de su abuela hacia donde una tía, a quien no encontró. La distancia entre partida y destino era de unos cien metros. Tal vez, dicen los familiares de la niña, fue ese el momento el momento que Arrieta, quien vivía al frente de la tía, habría aprovechó para engañar de alguna manera a la menor y hacerla entrar a su casa.

Lo que pasó de puertas hacia adentro en la vivienda del hoy asesino es aún un misterio. Se sabe, por confesión y exámenes post mortem, que el hombre la violó, la extranguló y que luego incineró su cuerpo.

La pequeña se perdió sobre las 2:00 de la tarde del viernes 28 de septiembre y fue hallada muerta a las 4:30 de la tarde del mismo día. Mientras que los padres de Génesis, familiares y otros vecinos la buscaban por todo el vecindario, ‘el negro’, como le llamaban a Arrieta en el barrio, quemaba su cuerpo en medio de escombros de madera. El extraño olor que provenía de la casa del asesino llamó la atención de lo vecinos y alertaron a la Policía, que halló el cuerpo de la niña entre brazas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO