La mató poseído por un demonio que halló en la tabla ouija

La mató poseído por un demonio que halló en la tabla ouija

4 de febrero del 2017

Desde hace un par de meses el miedo recorre, junto a los lugareños, las calles del barrio El Refugio, de la localidad de Usme. El cruel asesinato de Teresa Bautista, a mediados del pasado mes de noviembre, trajo consigo versiones, historias y mitos que hielan el alma de quienes conocen los hechos y sus protagonistas.

Lea también: Así asesinó y descuartizó a su madrastra.

Teresa tenía 62 años. Murió a manos de un joven de 21, que era su hijastro. El asesino la descuartizó para intentar ocultar el crimen; pero el olfato de la policía encontró partes del cuerpo en la misma casa donde habitaban víctima y victimario.

Lea aquí: Transmitió su suicidio por Facebook Live.

Los detalles del brutal crimen atemorizaron a los habitantes del sector y hoy, tras conocer que el homicidio pudo haber tenido vinculación con entidades del más allá, el miedo es aún más intenso.

Dicen en el barrio, que días antes del homicidio, el criminal, quien confesó los hechos cuando fue capturado, jugó con la tabla ouija. También dicen, que quienes jugaron, dejaron el portal que supuestamente abrieron con los espíritus y que el hombre que asesinó a Teresa quedó poseído por uno de los muertos que convocó junto a sus amigos, así lo dice Q’hubo.

Lo que asusta más a los residentes de El Refugio es que por el procedimiento de captura, que tuvo algunos errores, el asesino quedó en libertad un día después de los hechos y deambula por las calles donde escondió partes del cuerpo de la mujer que por varios años fue la esposa de su padre.

La cuadra donde se cometió el homicidio es hoy  poco transitada y muy señalada. Los vecinos hablan de brujería, sangre y muertos.

El hombre que mató a Teresa ya no es llamado por su nombre, hoy todos se refieren a él como “el asesino de la tabla ouija”.