El buen estudiante que acuchilló a sus 20 compañeros

El buen estudiante que acuchilló a sus 20 compañeros

13 de abril del 2014

Faltaban pocos minutos para el comienzo de clases del pasado martes en una escuela de Pensilvania, Estados Unidos. Los pasillos estaban llenos de alumnos en sus casilleros o hablando con sus amigos. Mientras tanto, Nate Moore, de 16 años, caminaba hacia su salón,  cuando vio a su  compañero Alex Hribal, de la misma edad, al que consideraba tranquilo y decente, abalanzándose sobre otro alumno de primer año.

Moore creyó que se trataba de una pelea más,  pero se equivocó. Hribal apuñaló a su víctima con dos cuchillos, de entre 25 y 30 centímetros, varias veces en el estómago. El agresor se levantó, cortó la cara a Moore y se fue por el pasillo, donde apuñaló a 20 alumnos y un guardia de seguridad que recibió una cortada en la mano, reveló Univisión. “Su cara no reflejaba ira. Tenía la expresión vacía”, agregó Moore.

Hribal entró en el centro escolar y atacó a quienes encontraba a su paso, hasta que el subdirector de la escuela, Sam King, lo sujetó y derribó antes de que llegara la policía, explicó el docente.

“Un buen estudiante”

“Alex está asustado. Es un muchachito con un promedio de notas B+”, dijo Patrick Thomassey, abogado defensor de Alex Hribal, quien será juzgado como adulto y es acusado de cuatro tentativas de homicidio y porte armas al interior de una escuela.

A diferencias de otros casos similares, Alex no es un joven solitario y perturbado, de hecho los familiares de Hribal afirmaron que no vieron ninguna señal de que fuera capaz de tal violencia y tampoco tenían conocimiento de que fuera objeto de abusos por parte de sus compañeros.

“En un caso como éste, debe haber algo dentro de este joven que nadie conocía”, dijo Thomassey a la agencia The Associated Press.

De los heridos, de entre 14 y 16 años, cuatro tienen riesgo de morir por las heridas en el abdomen y  tórax, incluido un chico que debe usar un respirador debido a que la herida le atravesó el hígado. Apenas por unos milímetros el arma no le alcanzó el corazón y la aorta, dijeron los médicos.

¿Por qué los atacó?

Pese a que algunos testimonios recogidos por las autoridades describen a Alex como un “chico normal”, algunos compañeros sostuvieron que él era un poco tímido e incomprendido. “Siempre sentí que había en él un aspecto diferente que nadie conocía y que era, digamos, difícil de descubrir”, dijo una alumna de la escuela después del incidente.

Durante una  audiencia en la madrugada del pasado jueves, el fiscal federal John Peck contó que luego de que lo detuvieran, Hribal dejó entrever que quería morir. El agresor podría enfrentar cadena perpetua.

Por su parte, la familia del atacante se declaró destrozada y no entienden las acciones de Alex.

Hasta el momento se desconocen los motivos concretos del ataque. Además parece que el estudiante no logra entender la gravedad de sus acciones, por lo que las autoridades solicitaron que un psiquiatra  examine su condición mental.

El joven permanece recluido sin derecho a fianza en un centro de detención para delincuentes juveniles en el condado Westmoreland. Las autoridades locales le negaron el derecho a fianza por considerarlo una amenaza para la sociedad.

Aunque no es la primera vez que se presenta un hecho violento dentro de una escuela en EEUU, sí es el primer registro de un ataque con arma blanca.

Aunque no son inusuales las agresiones con cuchillos en las escuelas, a menudo están limitadas a una sola víctima, dijo Mo Canady, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Agentes de Recursos Escolares.

Sin embargo, el año pasado hubo al menos dos ataques con cuchillo en escuelas, el primero en una universidad comunitaria en Texas, en abril, en el que hubo al menos 14 heridos.

Un estudiante de 17 años perdió la vida y tres más resultaron heridos en otra agresión ocurrida en septiembre en una secundaria también en Texas.

El ataque en Pittsburgh ocurrió poco después de las siete de la mañana, pocos minutos antes del inicio de clases en la secundaria regional Franklin, de 1.200 alumnos, ubicada en una zona de clase media alta a 24 kilómetros al este de Pittsburgh. El ataque duró unos cinco minutos.