El cura de la policía que abusó de una niña de 8 años

El cura de la policía que abusó de una niña de 8 años

30 de junio del 2016

Su nombre es José Ómar Zapata Betancurt y es uno de los sacerdotes más reconocidos de los departamentos de Putumayo y Boyacá.

Le puede interesar: De guerrillero a pitonisa: el hombre que se hizo mujer en la cárcel.

En Putumayo, desde el año 2006, trabajaba con las comunidades más vulnerables, era el párroco de la diócesis de Mocoa.

Lea aquí: Pedófilo se hacía pasar por Maluma en redes sociales.

En el 2008, en la vereda La Cofanía (Putumayo) creó la fundación San José Obrero, en la que en el Hogar San Fernando albergaba y atendía a la población con problemáticas sociales, en especial a niños y niñas de la zona.

Lea también: La historia de amor entre un párroco y un joven que escandaliza a Medellín.

En este hogar de atención social, en el año 2010, se habría presentado la violación a una niña de ocho años que llegó en busca de ayuda parroquial.

padre jose omar zapata-01

Aunque tres años después, en 2013, la menor se retractó de la denuncia en contra del presbítero y el Tribunal Superior de Mocoa absolvió al religioso del delito de abuso sexual contra menor de edad, la Corte Suprema de Justicia, basados en nuevas pruebas y diferentes estudios psicológicos, condenó este jueves a Zapata Betancourth a 23 años de cárcel.

Según el documento que emitió el alto tribunal, las pruebas comprometen “más allá de toda duda la responsabilidad del acusado”.

Luego de que el Instituto de Medicina Legal comprobara que la menor sí presentaba evidentes signos de abuso sexual, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) inició una serie de análisis con psicólogas que revelaron que la menor se habría retractado por temor hacia el acusado y por el sentimiento de vergüenza frente a los hechos.

Al parecer la madre de la menor habría contactado al parraco para exigirle dinero por no seguir con el proceso penal en su contra y la demora de los padres en instaurar la denuncia fue un hecho que el tribunal criticó.

El cura, nacido en Risaralda, antes de llegar a Putumayo fue parte de la Comunidad de los Misioneros de Cristo Maestro de Bogotá, en donde, según la página de la fundación, inició su trabajo con los niños en 1996.

Zapata Betancurt también fue el capellán de la Policía Metropolitana de Tunja y del Departamento de Policía de Boyacá.