El cura que persigue sacerdotes pederastas

15 de junio del 2018

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, llegó esta semana a Chile para ayudar con las investigaciones contra los casi 80 sacerdotes acusados de abuso sexual en el país. Llegó junto a Jordi Bermoteu. Estarían centrados en Osorno, un pueblo ubicado hacia unos 900 km al sur de Santiago de Chile. Scicluna fue enviado por el […]

El cura que persigue sacerdotes pederastas

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, llegó esta semana a Chile para ayudar con las investigaciones contra los casi 80 sacerdotes acusados de abuso sexual en el país. Llegó junto a Jordi Bermoteu. Estarían centrados en Osorno, un pueblo ubicado hacia unos 900 km al sur de Santiago de Chile.

Scicluna fue enviado por el Papa. Por tal motivo se reunió con 34 abispos chilenos en el Vaticano, donde exigió resolver los problemas de abuso y la mala imagen que ha venido desarrollando la Iglesia católica.

El arzobispo realizó un archivo con las denuncias realizadas, que en gran parte estaba dedicado al caso del sacerdote chileno Fernando Karadima, quien está suspendido de por vida, por el abuso de niños en el tiempo en que estuvo dirigiendo la parroquia El Bosque desde 1980 hasta el 2006. Lo que hizo que el Papa Francisco comenzara tal investigación contra estos delitos presentados.

Karadima fue hallado culpable en 2009 gracias a las investigaciones del arzobispo. El problema aquí fue el castigo, pues lo enviaron a una casa de retiro, y aunque le prohibieron dictar misa, las sigue haciendo, según pruebas de algunos vídeos presentados en redes sociales. Sus víctimas denunciaron a Juan Barros (cura nombrado obispo de Osorno por el Papa) por encubrir los abusos y hacer lento el proceso de investigación.

Scicluna es considerado como “el mayor experto en investigación de crímenes sexuales de la Iglesia Católica”, quien fue designado en el 2015 por Francisco como líder del equipo que se encarga de las denuncias que son presentados en contra de los religiosos por delitos como el abuso dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El arzobispo es uno los pocos en esta profesión que cuenta con la experiencia para realizar estudios en el tema de la protección infantil. Gracias a su investigación en el 2005 el exsacerdote mexicano, Marcial Maciel fue hallado culpable de abusos sexuales.

Scicluna y Bermoteu recalcaron que su llegada a Osorno era para escuchar los nuevos testimonios de abuso y prestar la ayuda necesaria a la Iglesia para enfrentar las denuncias.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO