‘El Paisa’, de sicario de Pablo Escobar a dirigir la más sangrienta columna de las Farc

‘El Paisa’, de sicario de Pablo Escobar a dirigir la más sangrienta columna de las Farc

25 de abril del 2016

Su llegada a la mesa de negociación de la paz en La Habana le ha generado una avalancha de críticas negativas tanto al gobierno, por permitir su presencia, como al proceso mismo. Parece que alias ‘El Paisa’, como es ampliamente conocido, según algunos conocedores del tema y otros que no lo son, le hace más daño a esta etapa del proceso. Pero sea así o no Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, considerado uno de los hombres más sanguinarios y criminales de las Farc ya está sentado en La Habana y ahora hace parte oficial de los hombres que definirán algunos de los temas que faltan por acordar.

Lea también: De guerrillero a pitonisa: el hombre que se hizo mujer en la cárcel.

Sobre ‘El Paisa’ pesan dos condenas ratificadas por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá. Está condenado a 40 años de prisión por el atentado del Club EL Nogal, pepetrado el 4 de febrero de 2003 en el que murieron 35 personas y 160 quedaron heridas. Velásquez también está condenado a 38 años por el asesinato del exgobernador Jaime Lozada Perdomo ocurrido el 3 de diciembre de 2005. Las sentencias en su contra son por los delitos de terrorismo, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y homicidio agravado en persona protegida.

Lea también: A lomo de yegua, en nueve horas escapó de la guerrilla.

Alias ‘El Paisa’, o también llamado con el alias de ‘Óscar Montero’, según la historia sangrienta del país, en cabeza de la columna Teófilo Forero, ha liderado algunos de los hechos más sangrientos que han ocurrido en el país, entre ellos el asesinato del congresista Diego Turbay Cote, y seis personas más, entre ellos su madre, quienes viajaban con él cuando fueron emboscadas en una vía del Caquetá.

A este hombre también se le atribuye ser el jefe del primer plagio masivo que se habría registrado en Colombia,  el secuestro de 15 personas del edificio Miraflores en Neiva. El secuestro del congresista Jorge Eduardo Géchem, el 20 de febrero de 2002, también fue perpetrado por la Teófilo Forero bajo su batuta, este hecho fue la acción que acabó con el proceso de paz que las Farc estaban adelantando con el entonces presidente Andrés Pastrana. La Teófilo atentó contra el expresidente Uribe y asesinó a Liliana Gaviria, hermana del expresidente César Gaviria Trujillo.

Hernán Darío Velásquez tiene 49 años. Aunque sin tener verificación de fechas exactas, se sabe que Inició en las Farc a mediados de los 80, años después de haber estado en las temidas y sangrientas escuelas de sicarios del capo Pablo Escobar, en Medellín, donde se presume nació.

Su nombre fue conocido por las autoridades en 1989. Fue capturado dentro de la famosa “Operación Jamaica” con 1000 fusiles y 250 morteros que llegaron a Colombia para las Farc en un avión. Años después Velásquez Saldarriaga quedó libre y arrancó para la selva. De ‘EL Paisa’ se volvió a saber en 1993, porque las autoridades ya lo habían identificado como el jefe de la Teófilo Forero.

Dicen que este hombre escaló rápidamente puestos dentro de las Farc por su maldad innata, característica que se asemejaba a la del ‘Mono Jojoy’, su jefe directo de quien se ganó la amistad y confianza. Como la Teófilo nació principalmente para cuidar a los miembros del secretariado de las Farc, ‘El Paisa’, se desempeñó por varios años como jefe de seguridad de Manuel Marulanda Vélez, ‘alias Tirofijo’.

A Este hombre, según han contado varios desmovilizados, es muy respetado y temido dentro de las filas guerrilleras. Su desconfianza lo llevan a dudar de todos sus hombres y de quien tenga un manto de duda lo manda matar, le arma consejo de guerra con cualquier excusa y lo quita del camino.

Dentro de sus acciones terroristas y asesinas también están: el secuestro y posterior asesinato de el gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria y su asesor de paz, Gilberto Echeverry, a quienes mandó a matar tras una fallida acción de rescate ordenado por el entonces presidente Álvaro Uribe. También se le adjudica el secuestro de los 12 diputados de Valle y asesinato de 11 de ellos.

Investigadores de la policía dieron a conocer hace un par de años, cuando estaban tras sus pasos, que este hombre tiene una rutina diaria de ejercicios que dura dos, también dijeron de él que es un lector de la literatura, también le gusta leer libros sobre el conflicto nacional, y se mantiene bien informado leyendo periódicos y revistas. También dicen que se gasta mucho dinero en licor y prostitutas, pero que lo que más le apasiona es matar por puro gusto.