Julián Bolívar, el paramilitar que aterró a Santander quedó en libertad

24 de mayo del 2015

Fue compañero de ‘Macaco’ y ‘Pablo Sevillano’.

Alias Julian Bolivar

Junto con su hermano Guillermo Pérez Alzate, a quien llamaban ‘Pablo Sevillano’ y Carlos Mario Jiménez Naranjo, el tan conocido ‘Macaco’, Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’, fueron los líderes del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia. El bolque nació en 1997.

En Marzo de 2004 ‘Julián Bolívar’, ‘Macaco’ y ‘Ernesto Baez’, este último jefe político del bloque, como Estado Mayor Negociador de las AUC, se sentaron en una mesa de negociación con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y plantearon el desmonte de 37 estructuras paramilitares y la desmovilización de más de 30 mil hombres a su mando.

La desmovilización de esta unidad se dio a comienzos de 2006, casi dos años después de entabladas las conversaciones. Rodrigo, al igual que sus compañeros, ingresó a un proceso amparado por la ley de Justicia y Paz, un marco jurídico especial creado por el gobierno de turno para juzgar a los insurgente que entregaran las armas y colaboraran con la justicia.

Entre otras prebendas, los paramilitares acogidos por esta ley pagarían una pena que oscilaría entre cinco y ocho años tras las rejas. Al grupo que comandó Pérez se le atribuyen más de 20 mil homicidios.

‘Julián Bolívar’, nacido en Medellín, purgó ocho años en una cárcel de máxima seguridad de Itagüí, Antioquia. La justicia ordinaria lo había condenado a 40 años de prisión por 82 homicidios, siete desplazamientos e igual número de desapariciones forzadas, torturas y otros delitos más.

Desde que ‘Julián Bolívar’ se desmovilizó, el gobierno de Estados Unidos puso los ojos en él, lo pidió en extradición, acusándolo de enviar a su país, por la vía de México, incontables cargamentos de cocaína.

En febrero de 20015 la Corte Suprema de Justicia avaló su extradición, pero un par de meses después el presidente Juan Manuel Santos la negó, ya que según el Gobierno colombiano, Pérez Alzate ha colaborado efectivamente con la justicia y ha contribuido en la reparación de víctimas.

Alias Julian Bolivar

Según la Unidad de Víctimas del Gobierno, a nombre de ‘Pablo Sevillano’, ‘Macaco’ y ‘Julián Bolívar’, hay entregados, únicamente, dos fincas ubicadas en Puerto Berrío, Antioquia, un lote ubicado dentro de un condominio en Envigado, Antioquia, y 1.400 cabezas de ganado. O sea que cada uno entregó un predio y menos de 500 reses.

El Bloque Central Bolívar delinquió nueve años y tuvo presencia en Nariño, Putumayo, Caquetá, Arauca, Vichada, Santander, Norte de Santander y Caldas, territorios que se disputó con las guerrillas del ELN y las FARC.

Rodrigo Pérez Alzate nació hace 53 años en Medellín. Según él mismo lo contó, en entrevista al diario ‘El Espectador’, inició con el grupo armado en 1997. Vivía en Yarumal (Antioquia) donde ejercía como ganadero y comerciante.

La guerrilla lo extorsionaba y le mató un hermano. Se unió a una convivir, avalada por el gobernador de la época, ahí empezó, según él, su participación en la guerra. En su pueblo duró más de un año, donde se armó con 19 hombres. Luego se trasladó para el bajo Cauca donde conoció a ‘Macaco’, quien también estaba formando su ejército personal y después conocieron a los hermanos Castaño Gil con quienes se unieron.

Con Carlos Castaño a la cabeza, se conformó el Bloque Central Bolívar y el comando militar de esa unidad, que tenía como meta tomarse el sur del departamento de Bolívar y arrebatar el dominio que en dicha zona tenían las guerrillas de las FARC y ELN.

Rodrigo, quien desde ese momento pasó a llamarse ‘Julián Bolívar’, fue el terror de Bolívar y Santander. Se le atribuye el asesinato de miles de personas, el exterminio de sindicalistas de Barrancabemeja, así como el reclutamiento de más de 200 menores de edad, también se le sindica de ser la cabeza en la toma al caserío del corregimiento Cerro Burgos, de Simití.

Durante su reclusión Pérez Alzate confesó su participación en casi veinte incursiones armadas que habrían dejado centenares de muertos, así como el robo de gasolina con cooperación de funcionarios de Ecopetrol.

Tras ocho años en prisión la fiscalía comprobó que no tenía pendiente algún otro proceso con la justicia de Colombia y su boleta de salida de la cárcel de alta seguridad de Itagüí fue expedida en la tarde de este jueves y 24 horas después ya había quedado en libertad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO