El ‘Zar del oro’ que nunca brilló

12 de febrero del 2015

Logró engañar a las autoridades pasando de bajo perfil. ¿Dónde tendrá su tesoro?

John Uber Hernandez

“Si hubiéramos basado la búsqueda de este hombre en sus movimientos financieros, nunca lo hubiésemos cogido”, indicó una fuente de la Fiscalía General de la Nación acerca de John Úber Hernández, más conocido como el ‘zar del oro’.

Lea también: La bella narcotraficante que se exhibe en Twitter.

Aunque las investigaciones que se adelantaron contra de Hernández indican que lavó en unos cuantos años más de 2,3 billones de pesos, las autoridades no le encontraron, hasta el momento de su captura, más de un par de bienes.

“Es un hombre nada ostentoso”, indicó la fuente sobre la forma de llevar su vida. Posó siempre como un exitoso empresario.

Fue capturado junto a su esposa en Montenegro, Quindío, a bordo de un colectivo de servicio público. Días antes se había hospedado en unas cabañas, huyendo de las autoridades que ya habían irrumpido en su residencia del El Poblado(Medellín)

John Úber Hernández, quien actualmente está tras las rejas investigado por los delitos de concierto para delinquir, lavado de activos y enriquecimiento ilícito, vivía en un lujoso condominio pero no, como algunos delincuentes lo hacían en el pasado, ente lujos extravagantes para demostrar que tenían dinero, y sobre todo poder.

John Uber Hernandez

Dicha vivienda, donde actualmente Gloria Patricia Álvarez  (esposa del ‘zar’) está detenida dentro mismo proceso y cobijada con el beneficio de prisión domiciliaria, está ubicada en un exclusivo sector de El Poblado, en un condominio construido sobre la vía Las Palmas.

La casa tiene un área construida de 500 metros cuadrados y está edificada sobre un lote de 3.100 metros cuadrados. Esta única propiedad, que hasta el momento de la captura habría sido confirmada por las autoridades judiciales, está avaluada en más de dos mil millones de pesos.

Hernández, como varios reconocidos delincuentes, es muy religioso. Los investigadores, con los seguimientos que se hicieron, pudieron reconocerlo como un feligrés de una reconocida iglesia cristiana a la que asisten personalidades del país.

Lea también: Son cinco congresistas, “la bancada” de ‘Marquitos’ Figueroa.

“Este hombre no se veía con montones de escoltas o en autos súper lujosos. Se movilizaba en camionetas de alta gama pero no salidas de lo normal para un millonario empresario”, sostuvo la fuente de la Fiscalía.

Cuando los investigadores llegaron hasta la residencia del ‘zar del oro’, encontraron en el garaje de la vivienda dos camionetas Toyota TX, ambas último modelo. Cada vehículo tiene un costo de 140 millones de pesos. Uno era el carro personal de Hernández, y el otro el de su esposa.

Aunque los judiciales están hurgando para identificar dónde está todo el dinero, que al parecer este hombre lavó comercializando fraudulentamente el oro, aún no han determinado la totalidad de bienes y las cuentas que John Úber tiene escondidas o en manos de terceros.

La Fiscalía, en el caso de este ‘zar’, está concentrada en sacar adelante el juicio que se adelanta contra él y contra las casi 30 personas involucradas en el millonario e ilegal negocio.

El bajo perfil que manejaba John Hernández y su familia pretendía escapar de los ojos de los investigadores de la Fiscalía, pero las pesquisas y seguimientos, que se hicieron por más de tres años, lograron quitarle la máscara de empresario legal. De comprobarse lo que el ente acusador indica sobre él, podría ser considerado como el “más grande lavador de dinero del país”.

John Uber Hernandez

Según algunos investigadores, este hombre no se dejaba ver con excentricidades porque lo que pretendía, y logró, era ingresar a los círculos sociales de Medellín.

Lea también: Lamborghini de narco apareció en video de Nick Jam.

Hernández, para lograr el estatus social que pretendía con su fachada de eminente empresario, consiguió hacerse socio de uno de los clubes más importantes de la ciudad, al que iba a ejercitarse constantemente.

John Úber no contaba con un gran esquema de seguridad. Hace un par de años, a nombre de su empresa y bajo la excusa de tener grandes asuntos comerciales, el sujeto solicitó una licencia para formar un grupo de escoltas privados, pero le fue negado.

No obstante pudo, con su dinero y contactos, conformar un esquema ilegal para su protección. Al parecer nunca lo hizo para mantenerse bajo la sombra del empresario honesto que siempre quiso mostrar. “Además si se boleteaba mucho y se mostraba como un ‘rico levantado’, no hubiese podido hacer parte de ese círculo social”, indicó la fuente.

El objetivo de los investigadores es dar con las propiedades y el capital ilícito de este hombre, para iniciar un proceso de extinción de dominio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO