La enfermera que por amor envenenó a su hija

3 de febrero del 2016

Luego se quitó la vida.

La enfermera que por amor envenenó a su hija

El pasado lunes en horas de la tarde, cuando la policía de la localidad ingresó a la residencia de Caterine Riveros, ubicada en Madelena, en el sur de Bogotá, tuvo que hacerlo a la fuerza y acompañados de un familiar.

Lea también:  Caín y Abel: dos hermanos enfrentados en la cocina de una casa

A la joven de 26 años, que trabajaba como enfermera en el Instituto de Cancerología, en el centro de Bogotá, la buscaban desde hacía dos días, cuando desapareció misteriosamente después de haber tenido una discusión acalorada con su última pareja sentimental.

Los uniformados, después de forzar la entrada de la vivienda, buscaron a Caterine y la hallaron botada en el suelo de uno de las habitaciones. Aunque la vieron en mal estado aún tenía signos vitales. Su cuerpo no tenía heridas y a su lado no había armas.

Además: Modelo fue asesinada y violada dentro de su carro

Pero la primera parte de la triste y trágica historia vino segundos después cuando uno de los policías se dirigió a la otra habitación de la casa, era la habitación de la pequeña hija de Caterine, una niña de seis años.

El cuerpo de la niña reposaba sobre la cama. El uniformado, tras avisar a sus compañeros que había otra persona en la casa, se le acercó a la pequeña, le tomó signos vitales y confirmó, lo que ya por su experiencia presentía: la menor estaba muerta.

Caterine, que aún respiraba, fue trasladada de urgencias al Cami Venecia pero la muerte le llegó minutos después de haber ingresado al centro hospitalario.

El Cuerpo Técnico de Investigación de la fiscalía fue el organismo que realizó la inspección técnica a los dos cadáveres. Los especialistas concluyeron que las dos mujeres habían muerto por envenenamiento con una sustancia que aún no ha sido confirmada por los forenses.

En la habitación de la menor fue hallado un tipo de potentes somníferos con los que presumen la mujer habría dopado a su hija antes de envenenarla y quitarle la vida.

Fuentes judiciales le indicaron a KienyKe.com que al parecer Caterine tenía una pareja que la golpeaba y la maltrataba constantemente y que el desespero de esta mujer habría sido la principal causa para decidir quitarse la vida y llevarse de paso la de su inocente hija.

Aunque las investigaciones apuntan a que la enfermera fue la que asesinó a su hija y luego se quitó la vida, los investigadores no pueden descartar manos de terceros en este hecho. Caterine, junto a su hija de seis años, estaba desaparecida desde el pasado sábado. Su familia, según lo indicaron las autoridades, la llamaron insistentemente a su celular, que sonó apagado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO