Españoles iban a sacar del país una bebé que no era suya

18 de julio del 2014

Uno de ellos será procesado por trata de personas.

Españoles iban a sacar del país una bebé que no era suya

Autoridades del aeropuerto Eldorado de Bogotá evitaron que una pareja de esposos españoles sacaran del país una bebé de cinco semanas de nacida que, al parecer, le habían comprado a una humilde mujer por 18 mil euros, unos 45 millones de pesos.

Según la declaración del mismo capturado, José Mato Roibal, de 45 años, hace unos meses habría contactado a una mujer en Armenia con el fin de alquilar su vientre. Él y su esposa no han podido tener hijos y vieron en esta práctica la oportunidad de hacer realidad su sueños de ser padres. La pareja de españoles acordó con la mujer colombiana que si ella les daba un bebé le pagarían 45 millones de pesos.

El embarazo de la colombiana no llegó a feliz término. El hijo por el que se acordó aquella cantidad de dinero murió antes de nacer. El negocio estaba por deshacerse. Los españoles se quedaron sin el sueño cumplido de tener un hijo en su hogar y la colombiana no recibiría el dinero.

Nuevo negocio

La mujer de Armenia, cuya identidad se desconoce y está siendo buscada por las autoridades, en su desesperación por obtener dinero se embarazó de nuevo. Esta vez quedó encinta de su verdadera pareja sentimental. Su idea era entregarle el bebé a los españoles. Se desconoce si el padre biológico estuvo de acuerdo con esta decisión.

La pequeña bebé nació en Armenia a finales del mes de junio. La madre la había vendido muchos meses antes de nacer. Los compradores fueron unos esposos residentes en La Coruña, una provincia costera situada al noreste de España.

Mato confesó ante las autoridades de migración que pagó 18 mil euros por la bebé. A un médico profesional que sirvió de intermediario en el negocio le cancelaron 1,200 euros, alrededor de tres millones de pesos colombianos.

Español bebé raptada

José Mato Roibal trabaja en España como conductor.

La madre biológica de la menor y Mato, el comprador, registraron a la niña en una notaría de Armenia como hija de los dos. Ahí hubo otro acto ilegal. El negocio, al menos para ellos, estaba finiquitado. La madre de la bebé recibió la totalidad del dinero y entregó la bebé. Los españoles viajaron a Bogotá con la niña en sus brazos.

El pasado jueves en horas de la noche José Mato, quien trabaja en España como conductor, y su esposa, identificada como María José Tasende, tenían todo listo para viajar a Madrid con la menor. Pretendían hacerla pasar como suya ante las autoridades. Al parecer la actitud nerviosa de los ibéricos los delató. Fue en el paso por migración donde gracias a la perspicacia de los funcionarios se descubrió la historia.

José Mato fue retenido por Migración Colombia y entregado a las autoridades del aeropuerto internacional Eldorado. Fue capturado y lo pusieron en manos de la Fiscalía. Por su parte la mujer española no fue detenida porque su nombre no aparece en ningún documento relacionado con la menor de edad.

El español podrá ser judicializado por varios delitos, entre ellos falsedad de documentos, tráfico de menores, trata de personas, entre otros. Las autoridades iniciaron investigaciones para ubicar el paradero de los padres biológicos, con el fin de que den su versión de los hechos. Según el subcomandante de la Policía de Bogotá, coronel Juan Carlos Vargas, las personas que vendieron la bebé también pueden ser procesados por trata de personas.

Tanto españoles como colombianos podrían pagar una condena de entre 30 y 60 años de prisión.

La bebé, que según las autoridades se encontraba en avanzado estado de deshidratación, fue trasladada de inmediato al hospital de Engativá. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar se encargará de su protección hasta que se aclare legalmente esta situación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO