Estudiantes consumen licor y drogas, y roban tiendas desde los 14 años

Estudiantes consumen licor y drogas, y roban tiendas desde los 14 años

23 de agosto del 2015

El 53% de los menores consultados en este estudio confesó ser consumidor habitual de trago; el 14% fuma cigarrillos; el 6% fuma marihuana; el 5% consume inhalantes (como bóxer, dick, productos de limpieza), el 4% ha usado LSD y el 3% recurre a drogas como bazuco, éxtasis y cocaína.

Lea también: Polvo de extintor y otras sustancias mortales que consumen los jóvenes

Esto fue lo que encontró una investigación de la Universidad de La Sabana en instituciones educativas públicas de Bogotá y Chía, luego de entrevistar a más de 1.600 estudiantes de bachillerato, todos menores de edad.

Las entrevistas fueron más allá y descubrieron algunas penosas conductas antisociales, confesadas bajo condición de reserva por los alumnos.

Lea También: ‘Échele Cabeza’ la estrategia no prohibitiva que enseña los riesgos de las drogas

El 31% de los jóvenes dijo haber participado en un robo simple a tiendas o supermercados; el 22% ha participado en actos de vandalismo (desde pintar fachadas de casas con grafitis hasta romper ventanas o pinchar carros); el 14% ha agredido a otras personas; el 9% ha sido arrestado por violar la ley; el 7% pertenece a una pandilla y el 5% vende o ha vendido drogas ilegales.

La investigación se enfocó también en identificar la edad del inicio del consumo de sustancias como licor, cigarrillo y alucinógenas, entre los escolares de Bogotá y Chía.

“La edad de inicio es determinante para medir el nivel de adicción. Según la investigación, los niños entre los 12 y 13 años consumen por primera vez alcohol. Toman trago de manera permanente (una vez a la semana) a partir de los 14 años; comienzan a fumar cigarrillo a los 13;y fuman marihuana a los 14”, reseña el estudio, en el que las docentes Ángela Trujillo y Diana Obando, autoras del proyecto, añaden: “En el estudio se evidencia que el cannabis es la droga de más fácil acceso dentro y fuera de la institución educativa”.

Los padres son responsables

Las psicólogas y autoras de la investigación expusieron que el principal factor de riesgo, que se asocia con el consumo de drogas y el desarrollo de conductas antisociales en estos adolescentes, es “el desinterés que tienen los padres en saber en dónde y en qué andan sus hijos”.

“El 50% de los familiares de los estudiantes no les interesa las actividades que hacen los menores o se muestran permisivos ante las acciones que realizan los adolescentes, así estas sean ilegales o pongan en riesgo su seguridad. Entre las conductas más comunes se encuentran: las peleas, el robo a tiendas o supermercados y el daño a la propiedad ajena”, se expone.

“Se deben implementar planes de prevención y de intervención que involucren a estudiantes, instituciones educativas y padres de familia, para que estas acciones no solo generen conciencia por un tiempo corto sino que impacten a largo plazo”, sugieren las expertas.