Mueren 11 bebés en fallido experimento

27 de julio del 2018

Un equipo médico holandés administró Sindenafil, genérico de la molécula para la disfunción eréctil a más de 90 mujeres en estado de embarazo, cuyos bebés tenían problemas de desarrollo debido a una deficiente circulación sanguínea en la placenta, como parte de un ensayo con fines clínicos. El objetivo consistió en aprovechar las características de este medicamento […]

Mueren 11 bebés en fallido experimento

Un equipo médico holandés administró Sindenafil, genérico de la molécula para la disfunción eréctil a más de 90 mujeres en estado de embarazo, cuyos bebés tenían problemas de desarrollo debido a una deficiente circulación sanguínea en la placenta, como parte de un ensayo con fines clínicos.

El objetivo consistió en aprovechar las características de este medicamento como vasodilatador para mejorar la circulación de la sangre en la placenta y así crear condiciones para un mejor desarrollo del bebé dentro del vientre.

Sin embargo, la investigación no arrojó los resultados que se esperaban pues en total fueron 93 bebés en los que se realizo este ensayo. De ellos 17 presentaron problemas pulmonares y otros 11 murieron.

Una de las hipótesis es que el medicamento causó un aumento en la presión arterial haciendo que los bebés recibieran menos oxígeno del que deberían. Pero estos efectos solo se pueden evidenciar una vez el menor haya nacido.

El ensayo finalizó la semana pasada cuando un comité independiente, que supervisaba la investigación, descubrió que nacían más bebes de los esperados con problemas pulmonares.

Aún entre 10 y 15 embarazadas de las que fueron intervenidas, siguen esperando el nacimiento de sus hijos, de los que no se sabe con certeza cuál será el estado de salud.

La investigación fue promovida por el Centro Médico Universitario de Ámsterdam (UMC) comenzó en el 2015 y debería implicar a 350 mujeres para 2020.

Un portavoz de UMC comentó que creía que el experimento se había llevado a cabo correctamente, a pesar de ello espera que se inicie la respectiva investigación externa del caso.

A esta investigación se le habrían sumado hospitales de Canadá, Reino Unido y Nueva Zelanda. Los dos últimos habrían informado que no habían encontrado efectos positivos ni negativos en la placenta para el uso de ese medicamento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO