Sin pistas sobre el paradero de cuatro taxistas desaparecidos en Bogotá

Sin pistas sobre el paradero de cuatro taxistas desaparecidos en Bogotá

12 de Septiembre del 2017

Corría la madrugada del lunes 11 de septiembre; mientras muchos bogotanos duermen a la espera de iniciar su jornada laboral, hay un gremio que trabaja incanzablemente con el fin de ofrecer un buen servicio a los colombianos, los taxistas.

Roberto Arévalo es un conductor de transporte público que lleva muchos años sosteniendo a su familia a costa de su trabajo como taxista. Su familia lo describe como un hombre trabajador, “echado pa’ delante”, que a costa de esfuerzos y sacrificios ha logrado cumplir sus sueños y los de sus seres queridos.

El nombre de Roberto Arévalo comenzó a retumbar en las últimas horas, luego de que sus compañeros taxistas reportaran su desaparición en la madrugada del lunes 11 de septiembre. Colegas y familiares han expresado su preocupación debido a que no hay rastro alguno de él y su vehículo.

La última señal que emitió su sistema de rastreo satelital fue a la 1:30 de la mañana en cercanías a la carrera 34 con calle 11. Sus celulares, al igual que las aplicaciones de servicio de taxi repentinamente se apagaron, lo que generó preocupación de sus compañeros ya que lo consideran un hombre sumamente responsable que no descuida dos de sus principales herramientas de trabajo.

La desaparición de Roberto ha llamado la atención de las autoridades, ya que con él, son cuatro los taxistas desaparecidos en las últimas 24 horas en Bogotá.

“Llevaba trabajando conmigo cuatro años y nunca hemos discutido. Es muy responsable con su trabajo y su familia. Hay otros tres compañeros también desaparecidos”, afirmó un conductor de transporte público en diálogo con diferentes medios de comunicación.

Sus compañeros de gremio creen que las desapariciones están relacionadas con el surgimiento de nuevas bandas delincuenciales que tienen como objetivo principal asaltar a los taxistas. Además, solicitan a las autoridades mayor acompañamiento a quienes prestan el servicio en horas de la noche y la madrugada ya que son las horas críticas para los trabajadores.

Mientras tanto, sus familiares, amigos y colegas siguen a la espera de noticias de él y sus tres compañeros desaparecidos en circunstancias similares.