Exvicepresidente de Ecuador es acusado de corrupción

24 de septiembre del 2019

Lo señalan de malversación de fondos públicos de ese país.

Exvicepresidente de Ecuador es acusado de corrupción

Foto: Anadolu

La Fiscalía General de Ecuador acusó al exvicepresidente Jorge Glas por el delito de malversación de fondos públicos en la adjudicación para la exploración y explotación del bloque petrolero Singue en la Amazonía.

El exministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli, y el exministro de Recursos No Renovables, Wilson Pástor, además de otras 12 personas, fueron acusados por el mismo caso.

La licitación del campo petrolífero Singue fue supuestamente adjudicada de manera irregular cuando Glas se desempeñaba como ministro coordinador de Sectores Estratégicos y era presidente del Comité de Licitación Hidrocarburífera.

En 2012, la Secretaría de Hidrocarburos, el consorcio Dygoil Consultora y Servicios Petroleros y la firma Gente Oil Development LLC firmaron un contrato de prestación de servicios para la exploración y explotación en el bloque Singue.

La Fiscalía General de Ecuador presume que en dicho tramite de adjudicación hubo un perjuicio económico al Estado por unos USD 28 millones.

Las investigaciones del ente acusador comenzaron en el 2017 con base en un informe elaborado por la Contraloría del Estado.

Lea también: Fiscalía de Ecuador presenta pruebas para vincular a 22 personas en caso de sobornos

El 27 de octubre de 2017 la Contraloría General del Estado notificó la destitución de Jorge Glas como vicepresidente de Ecuador.

El 13 de diciembre, Glas fue hallado culpable por el delito de asociación ilícita en el escándalo de Odebrecht. El Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) lo sentenció a seis años de prisión.

Desde octubre de 2017 y hasta el 21 de octubre pasado Glas estuvo recluido en la Cárcel 4 de Quito. Posteriormente fue trasladado al centro de rehabilitación de Latacunga, donde inició una huelga de hambre.

El exvicepresidente asegura que las acusaciones en su contra son parte de un complot político y alega que no existen pruebas que justifiquen la condena por cargos de corrupción. Asimismo indicó que en su caso hay judicialización de la política, práctica que debe ser considerada un delito de lesa humanidad, según el antiguo funcionario de Rafael Correa y del actual presidente Lenín Moreno.

Glas fue el primer vicepresidente condenado por el caso de corrupción de Odebrecht, en el que según el Departamento de Justicia de Estados Unidos se pagaron coimas a funcionarios políticos en Ecuador por USD 33,5 millones desde 2007 a 2016, con el fin de lograr beneficios equivalentes a unos USD 116 millones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO