Disfrazada de policía tumbaba a comerciantes de Bogotá

Disfrazada de policía tumbaba a comerciantes de Bogotá

5 de abril del 2016

La ‘teniente Rodríguez’ desde hace varios meses hacía ronda por algunos sectores comerciales de la localidad de Puente Aranda, en Bogotá.

Lea también: Ella es la ‘reina de la estafa’.

Primero se hizo conocer por los dueños de los locales y luego, después de obtener la confianza de los comerciantes empezó a pedir mercancía fiada y dinero prestado a cambio de servicios policiales.

Lea aquí: Así estafaron a más de 500 familias con un proyecto de vivienda.

Según lo contó la misma policía que hizo la captura, la mujer ofrecía a los dueños de locales mayor seguridad para sus negocios y por otro lado les sacaba artículos costosos, con la promesa de pagarlos luego. Dicha cancelación nunca llegó.

Lea también: Las 27 estafas de un hombre que vende cruceros.

A parte de pedir mercancía la ‘teniente Rodríguez’ ofrecía su colaboración para ingresar jóvenes a la Escuela de Cadetes General Santander. A estos incautos también les pedía dinero y mercancía por los trámites para que los familiares de los comerciante pudieran ingresar con facilidad a la escuela de oficiales.

Según el Comandante de la Estación de Policía de Puente Aranda, coronel Libio Castillo, esta mujer llegó hasta sacar tarjetas de crédito de las víctimas las cuales utilizó sin ningún problema en otros locales comerciales.

Las sospechas cayeron sobre la ‘teniente Rodríguez, cuando los comerciantes del sector se sentaron a dialogar y uno de sus temas de conversación fue la joven policía de la zona. En ese momento se percataron que la mujer les había sacado mercancía fiada a todos y que a ninguno le había pagado un solo peso.

A uno de ellos se le ocurrió llamar al cuadrante a averiguar por la ‘teniente Rodríguez’, la supuesta comandante del CAI de policía del sector. A la joven de 18 años no la conocía ningún policía.

En ese momento inició la investigación contra la mujer, que terminó con su captura el pasado lunes.

Cuando los investigadores de la Sijin fueron a buscarla, ella estaba de civil y se les identificó como subteniente de la institución, al comprobar que efectivamente era una falsa policía que estaba estafando a los comerciantes de este sector del centro de Bogotá.

Al inspeccionar la residencia de la joven le hallaron en su poder varios uniformes completos de la institución, botas militares, presillas de subteniente, cinturones oficiales. La joven puede pagar un años de cárcel por los delitos de uso indebido de uniformes e insignias y simulación de investidura o cargo oficial.