La misteriosa muerte de una familia colombiana en Sídney

La misteriosa muerte de una familia colombiana en Sídney

17 de octubre del 2016

Una familia colombiana fue encontrada sin vida en el norte de la ciudad de Sídney, Australia. Se trata de un hombre, su esposa y dos niños que vivían en ese país desde hace once años, según informaron medios locales.

Lea también: Mujer fue abusada sexualmente hasta morir

El domingo pasado las autoridades entraron a las 11 de la mañana a la casa de Fernando Manrique, de 44 años, ubicada en el sector conocido como Sir Thomas Mitchell Drive. Allí, el hombre fue encontrado muerto junto a esposa María Claudia Lutz Peña. De igual forma, sus dos hijos de 11 y 10 años, Elisa y Martín, que padecían de autismo, también fueron encontrados sin vida. Las autoridades informan que el parro de la familia también fue encontrado muerto.

Además: Macabro, colombiano apuñaló a su mujer delante de su bebé de 10 meses

Según informes de la policía, los cuerpos se encontraban sin ningún tipo de violencia que diera indicios a que las muertes hayan sido por causas de maltrato o altercados entre la pareja.

La familia bogotana llevaba una larga estadía en Sídney. Fernando trabajaba como director de tecnología en una importante compañía logística. Anteriormente trabajó en la prestigiosa empresa Fuji Xerox. Socios de Manrique informaron que lo esperaban hace algunos días para una reunión de negocios en Manila, Filipinas.

Por su parte, María Claudia trabajaba en la Escuela Católica de Santa Lucía en Wahroonga, en la que también estudiaban los niños. Fue precisamente allí donde surgieron las primeras sospechas luego de que ni la madre ni sus hijos asistieran al centro educativo.

Alarmados, llamaron a las autoridades, quienes iniciaron la investigación y encontraron a la familia muerta en su casa. Según informo The Daily Telegraph, los agentes ingresaron a la residencia usando máscaras de gas frente a la hipótesis que indicaba que las muertes fueron por causa de sustancia en el aire, sin embargo esto no se comprobó.

El misterio de que rodea este caso tiene sorprendida a toda la comunidad. “La escuela ha estado en un estado de shock y hoy todo el mundo va a necesitar algo de tiempo para procesar lo que ha sucedido”, indicó Warren Hopley, director de la escuela, quien describió a la familia como ‘excepcional’.

Las autoridades aún indagan el caso. El superintendente jefe de las playas del norte, Dave Darcy, informó que “Nadie vio nada en ese momento, nadie ha sido testigo de esto y nos puede decir lo que pasó. Es demasiado pronto para sacar conclusiones; todavía no estamos buscando a nadie en relación con lo que pasó. Esta es una investigación muy seria, dos niños pequeños han muerto, y dos adultos”.

El equipo de policía de la ciudad ha intentado comunicarse con los familiares de los muertos sin obtener alguna respuesta.