El drama de la familia Rico Reyes

13 de noviembre del 2017

La familia Rico vive un drama al no poder traer el cuerpo de su hijo quien falleció en un accidente de tránsito en Arequipa, Perú.

El drama de la familia Rico Reyes

Foto: ShutterStock.

A las 7:00 pm del 24 de octubre del presente año, un accidente de tránsito en una de las vías principales de Arequipa, Perú acabó con la vida de un joven colombiano de tan solo 19 años de edad. Él se encontraba en el país inca como turista, viviendo unas vacaciones con las que soñó por mucho tiempo.

El jóven colombiano involucrado en este accidente era Jersson Stiwerd Rico Reyes, estudiante de bachillerato de tan solo 19 años de edad, que vivía en el municipio de Soacha, en el barrio Compartir, junto a su madre. Tenía grandes aspiraciones luego de terminar el colegio, como estudiar Diseño gráfico dado que amó las artes y el dibujo.

La familia Reyes Rico se enteró de este lamentable hecho vía mensaje de Facebook, por uno de los compañeros de viaje del joven, en el que se enteraron que una camioneta había atropellado a Jersson, dejándolo tendido sobre el suelo. El conductor huyó del lugar, sin dejar rastro alguno.

A Perú viajó junto con cuatro amigos quienes llevaban largo tiempo ahorrando para cumplir su sueño de conocer las hermosas tierras y sus sitios turísticos. Estaban en esa ciudad desde el 1 de octubre, y según contaron a sus familiares, hasta el día del accidente, todo había salido mucho mejor de lo planeado.

La noche del lamentable hecho, luego de comunicarse con la familia de Jersson por medio de un mensaje, los cuatro turistas colombianos lograron llevarlo al centro médico más cercano y, en la mayor brevedad posible, gracias a la pronta acción de los ciudadanos que transcurrían por el sector.

A pesar de la rápida atención de los médicos, el joven turista colombiano falleció la madrugada del 25 de octubre. Noticia que partió la vida en dos de la familia Rico. Por un lado tratando de entender que no volverían a ver con vida a Jersson. Por otra parte, allí comenzó el dilema por traer el cuerpo a su país y darle una sana sepultura.

La madre de la víctima en comunicación con la cancillería es informada del coso que tiene traer el cuerpo. Siete millones de pesos, una cantidad demasiado alta y que dejó muy preocupada a la familia. Sin apoyo alguno, comenzaron a reunir dinero por medio de rifas, pero no es suficiente.

Hoy, se sienten desamparados y desesperados al no saber qué hacer. Al parecer, no tiene salida. Se dan cuenta que cada vez pasa más tiempo y se sienten más lejos de su estimado pariente, a quien recuerdan en cada partido del equipo bogotano Los Millonarios, del cual Jersson era hincha fervoroso.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO