Cinco escalofriantes formas de tortura de los ‘paras’

Cinco escalofriantes formas de tortura de los ‘paras’

28 de junio del 2016

La maldad con que han actuado miembros de grupos armados en Colombia no ha tenido límites. En más de 60 años de conflicto, los titulares de noticieros y periódicos se han manchado con la sangre de miles de víctimas que fueron sometidas a descabelladas maneras de asesinar y torturar

Lea también: Uribe, ¿acabaría “la tiranía de Maduro” con paramilitares?

A lo largo de 30 años de actuar criminal, los paramilitares se caracterizaron por sus cruentos caminos para lograr sus objetivos. Su prontuario incluye desde mordiscos y descargas eléctricas hasta mutilaciones, violaciones y descuartizamientos.

Además le puede interesar: Exrectora entregaba alumnas a paramilitares como esclavas sexuales

El Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá recopila 25 formas de violencia que se registraron en 15 departamentos del país y en decenas de municipios que aún tienen las dolorosas marcas de la guerra.

Estas son a penas cinco muestras de la manera despiadada con la que los paramilitares buscaban infundir miedo para ejercer poder.

1. Mutilaciones en todo el cuerpo 

Este horrible mecanismo iba desde el rasgamiento de los oídos con armas cortopunzantes hasta el corte de los genitales de hombres y mujeres, que eran señalados por los armados de colaborar con la guerrilla e incluso por usar faldas cortas para incitar a los hombres a ser infieles, relata El Espectador.

2. Desmembrados vivos 

De acuerdo con la información del tribunal, en departamentos como Magdalena y Cesar las víctimas eran descuartizadas vivas mientras estaban amarradas con alambres de púa. En otros lugares de Colombia llegaron a usar motosierras.

 3. Ácido y electricidad 

Este mecanismo era usado para que los supuestos guerrilleros confesaran. Fuego, agua hirviendo y ácido hicieron sufrir a decenas de personas. A otras les colocaban cables en todo el cuerpo para propinarles descargas eléctricas.

4. Aberrantes abusos sexuales  

Desde el acceso carnal hasta la prostitución. Casi siempre los jefes paramilitares preferían a menores de edad que fueran vírgenes. En uno de estos casos, cuando una madre decidió oponerse a que los ‘paras’ se la llevaran, fue abusada en repetidas ocasiones.

5. Encierro, privación del sueño y orina 

Varias víctimas fueron orinadas mientras permanecían enterradas hasta el cuello. La perturbación psíquica era otra pero menos impresionante manera de tortura. Privación del sueño, encierro y trabajos forzosos eran usados incluso con los mismos paramilitares cuando desobedecían a sus sanguinarios jefes.