Conmoción por el asesinato de dos hermanas israelís

23 de febrero del 2019

El autor se autodenominó ‘Floda Reltih’, al revés Adolfo Hitler.

Conmoción por el asesinato de dos hermanas israelís

Ante un juez compareció Nicolás Gil Pereg, responsable del doble asesinato a turistas israelíes en una pequeña población en Mendoza, Argentina.

El feminicidio que sorprendió al mundo los últimos días de enero es aberrante por la consanguinidad que las mujeres tenían con el autodenominado ‘Floda Reltih’, que si se lee revés traduce ‘Adolfo Hitler’.

Según las autoridades fiscales de la provincia,  las víctimas fueron encontradas en un sótano y tras pruebas de ADN identificadas como Pyrhia Pereg, madre del acusado, amarrada fuertemente de una cuerda y estrangulada con morbosidad y su tía Lily Sarusi, quien recibió tres disparos certeros.

El altercado “sangriento y demencial” como lo tildaron algunos familiares que se conectaron a la sentencia via Skype, se dio tras una discusión económica en la casa de Pereg, ubicada en Guaymallén.

Cabe mencionar que los testimonios recogidos por los medios locales, aseguran que la apología al ‘Führer’ alemán fue utilizada por Gil cuando atendía un local comercial y aún no han afirmado si su harapienta imagen, sus problemas psicológicos y las cuantiosas deudas con sus vecinos tienen que ver con la ideología nazista.

El responsable de homicidio agravado y el uso de armas de fuego demostró en la audiencia un comportamiento extraño y con visos de locura, anteceden los fiscales encargados del caso, Claudia Ríos y Sebastián Sarmiento.

Los dos juristas al analizar lo mencionado por el exsoldado, que en su primera versión declaró no recordar su lugar de nacimiento y en la segunda citación maulló como felino y se preocupó en gran manera por el alimento de sus más de 30 gatos a los que pidió en su celda, se busca la confusión y el engaño.

La defensa del homicida, a cargo de tres abogados, intentan apelar el traslado a prisión con argumentos de allanamiento ilegal al domicilio y presuntas amenazas reiterativas contra la vida que recibe Pereg en su celda.

Mientras los demás internos que comparten espacio con el criminal aseguran que el olor es espantoso porque Gil acumula sus defecaciones y orines, las autoridades investigan estas actitudes como un posible fraude para lograr la libertad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO