Paramédicos jugaban a “guerra de selfies” con sus pacientes inconscientes

22 de julio del 2016

Varios enfermos murieron al cuidado de estos ‘profesionales’.

Paramédicos jugaban a “guerra de selfies” con sus pacientes inconscientes

Kayla Dubois y Christopher Wimmer son dos paramédicos del condado de Okaloosa, en Florida, que realizaban un intercambio de selfies de ellos con los pacientes que estaban bajo su cuidado y se encontraban inconscientes. Los paramédicos realizaban esta actividad como una competencia, para ellos era un ‘juego’, algo que hacían en los largos turnos para entretenerse un poco, pero en realidad se trataba de un juego siniestro, así lo informaron las autoridades de Florida según Infobae.

Lea también: Sicaria, sexy y necrófila

El juego entre estos dos paramédicos inició en septiembre de 2015 y duró hasta abril de 2016. Para ellos era algo divertido, pero para sus las víctimas, sus familias y las autoridades, era algo ‘enfermo’, afirmó el Sheriff Larry Ashley.

Aunque algunos pacientes murieron luego de lo ocurrido, las autoridades no creen que se trató de negligencia médica. “Todos los pacientes fueron tratados médicamente como se suponía que debían serlo. Esto tiene que ver más con un tema de privacidad, respeto y dignidad”, agregó el Sheriff en conferencia de prensa.

Las autoridades de Okaloosa describieron el suceso como una “guerra de selfies”. El juego realizado por los paramédicos consistía en enviarse entre ellos fotos con pacientes que no podían reaccionar, en algunos casos se encontraban en un estado crítico de salud. Los pacientes en todos los casos se encontraban inconscientes, entubados o anestesiados.

Además: Niña supo que habían abusado de ella tras verse en un video

Las autoridades revelaron a la prensa el material que consiguieron en los teléfonos de los acusados. No se tiene un número exacto de fotografías, lo que sí se sabe es que son 41 pacientes diferentes en grave estado de salud, la gran mayoría se encuentran inconscientes en las ambulancias camino al hospital.

El intercambio de selfies se detuvo cuando el jefe de los paramédicos se dio cuenta del macabro juego y les ordenó poner fin a la desagradable práctica. Para evitar inconvenientes con las familias de estos pacientes, Wimmer renunció a su trabajo mientras que Dubois fue despedida.

Luego de ello la mujer fue detenida en el condado de Navarre, Florida, y acusada de cometer delito en tercer grado. Su compañero de ‘juego’ se presentó ante las autoridades y fue acusado por el mismo delito. Aunque aún no son procesados legalmente, la fiscalía pediría la pena máxima para este caso que podría ser de 7 años en prisión.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO