Irregularidades en Programa de Alimentación Escolar

Secretaría de Educación de Bogotá

Irregularidades en Programa de Alimentación Escolar

21 de noviembre del 2017

El Contralor General Edgardo Maya Villazón reveló este miércoles varias irregularidades y sobrecostos en el Programa de Alimentación Escolar (PAE). Los malos manejos dados a conocer afectaron a niños a lo largo y ancho del país.

Las cifras que Maya reveló son escandalosas. Durante auditorias realizadas por la Contraloría se mostró que durante el año 2016 fueron más de 32 millones de raciones que no se entregaron a los menores, generando pérdidas por $32.000 millones.

Unas regiones se vieron más afectadas que otras. Por ejemplo, en Cartagena se encontraron grandes sobrecostos y malos manejos. La entidad pudo establecer que se compraron 2.800 kilos de canela por más de $39 millones.

En esta misma ciudad se compraron pechugas de pollo por $40.000 cada una, un monto exagerado dado que en las tiendas del país suele conseguirse por no más de $10.000, según expresó Maya. Además, se reportó la compra de 2.6 millones de panes, cada uno a $400, de los cuales cerca de 1.5 millones no fueron entregados. “Que se hizo el otro millón de panes que se robaron”, expresó el Contralor.

Otra de las regiones afectadas fue Amazonas, en donde se realizó la compra de huevos, cada uno por $900. Por su parte, en Magdalena las irregularidades suman los $3.000 millones. Según Maya ya son 18 departamentos en los que se encontraron este tipo de problemas. 

Pero no es solo el costo de los contratos lo que preocupa a las autoridades. Los alimentos entregados no cumplen con los estándares de calidad, provocando enfermedades en los estudiantes.

 “El pan venía con hongos. Los almuerzos venía con piedras, pelos y los niños nos enfermábamos“, dice el testimonio de uno de los menores entrevistados por la Contraloría.

Ya se adelantan investigaciones a los gobernantes locales responsables de hacer estas contrataciones, con las que se supone que se protegerían los derechos de los menores, pero que, al parecer, terminaron siendo una fuente de corrupción que afecta la salud de los niños.