Asesinado y violado por sus amigos

13 de julio del 2017

El cuerpo de Claudio Ayuso, de 18 años, fue encontrado en una fosa de un metro por un metro en la parte trasera de un frigorífico abandonado en Buenos Aíres.

Asesinado y violado por sus amigos

Foto: Facebook

El cuerpo de Claudio Ayuso, de 18 años, fue encontrado en una fosa de un metro por un metro en la parte trasera de un frigorífico abandonado en Buenos Aíres.

La mamá de Ayuso se despidió de él, luego de compartir una cena en la casa de unos conocidos el viernes por la noche;  lo último que supo de su hijo fue que se iba a encontrar con unos amigos.

La mujer radicó la denuncia por su desaparición y luego recibió la noticia de que su hijo había sido brutalmente asesinado.

La autopsia reveló que el joven fue abusado sexualmente. La causa de muerte fue una hemorragia intracraneana producida por un traumatismo grave y fractura de cara y cráneo.

Los principales sospechosos son Franciso Andrés Miño, de 18  años y Matías Davis López, de 21 años. Cuando la Policía los interrogó, pare reconstruir los últimos pasos de la víctima,  los jóvenes se mostraron nerviosos y con versiones contradictorias.

“Estos dos jóvenes, que ahora están detenidos, se contradecían. Uno decía que lo había visto irse por un lado, el otro en una dirección diferente y entonces se fue hasta el lugar y se comenzó un rastrillaje”, contaron las fuentes.

Las autoridades también vieron una mancha morada en la ropa de uno de los sospechosos, quienes eran amigos de barrio de Ayuso.

Luego de seguir las indicaciones de los dos amigos, la Policía descubrió el cuerpo desnudo y mojado de Ayuso, que apenas llevaba puesta unas medias, y con golpes en la cara y el tórax.

Las prendas de vestir de la víctima fueron encontradas esparcidas a unos metros de la fosa. También hallaron un cable, un pelo y una colilla de cigarrillo, artículos que servirán como evidencia.

Según la versión que presentaron los sospechosos, Ayuso se encontraba bebiendo con ellos y unos conocidos, luego, en la madrugada del sábado, se despidieron y cada uno se fue para su casa.

La fiscal del caso, Verónica Raggio, aclaró que todavía “resta investigar mucho”, pero, por lo pronto, los detenidos ya están formalmente imputados.


Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO