Habrían hallado restos de jóvenes desaparecidos en Usaquén

Habrían hallado restos de jóvenes desaparecidos en Usaquén

17 de agosto del 2017

Brayan Andrés Montoya, de 17 años, Mauricio Castillo de 16, y Juan Sebastián Moreno de 14, fueron vistos por última vez hace más ocho meses, en el barrio San Cristóbal, al norte de la capital. Hasta ahora la búsqueda seguía. Se habían ofrecido 10 millones de pesos como recompensa a quién informara por el paradero de los muchachos.

En un operativo realizado por el CTI de la Fiscalía y el Ejercito nacional  encontró  una fosa común, en la que habría restos humanos, en el cerro de la calle 153 con Séptima en la localidad de Usaquén.

Por el momento las autoridades buscan esclarecer si en esta fosa habrían restos que pertenezcan a los tres jóvenes que desaparecieron el pasado 22 de febrero en ese sector. A la zona fueron trasladados peritos y antropólogos de la fiscalía para verificar la información.

Hasta el momento se desconoce los resultados  del operativo de búsqueda.

La información llegó luego de que los vecinos de la localidad de San Cristobal encontraran unos prendas de vestir, de inmediato se pensó que estos podrían pertenecer a Juan Esteban Moreno, de 14 años, Brayan Andrés Montaña, de 17 años, y Mauricio Castillo, de 16 años, quienes desaparecieron mientras trabajaban entregando mercados.

La última vez que los jóvenes fueron vistos fue en el registro de unas cámaras de seguridad mientras se movilizaban en una camioneta que pertenecía, al parecer, a unos de los padres de los menores, desplazándose por el barrio San Cristóbal en el norte de la capital del país.

El pasado 8 de marzo se conoció el hallazgo de la camioneta color vinotinto en la que se movilizaban los menores, estaba abandonada en una calle del barrio Santa Isabel, en el sur de Bogotá, desvalijada, sin su sistema de identificación satelital y con una placa diferente a la original. En esa oportunidad, la familia de Mauricio Castillo, propietaria de la camioneta, aseguró que sí es el vehículo en el cual los adolescentes llevaron el último domicilio del supermercado ‘El Comunal’.

En las imágenes se ve a Juan Esteban en la parte de afuera de la camioneta. Según los familiares, Camilo conducía el vehículo y Brayan iba como copiloto.

Su familiares calificaron como “extraña” la desaparición. Según dicen, los jóvenes no tenían problemas con nadie. Tampoco acostumbraban a llegar tarde a su hogar.