¿Se robó del vientre al hijo de su mejor amiga?

¿Se robó del vientre al hijo de su mejor amiga?

26 de julio del 2014

“¡Inocente!” Así  gritó Josefa Cardona Ortega, de 32 años, el pasado 17 de julio al salir de la audiencia en el complejo judicial en Cartagena. Es acusada de asesinar a su supuesta mejor amiga, Kelly Zapateiro, de 29 años, quien tenía ocho meses de embarazo.

El cuerpo de Kelly, hallado en el municipio de Manzanillo, a media hora de Cartagena, fue desmembrado e incinerado. Además, el bebé que esperaba fue extraído de su vientre. Las autoridades desconocen si los agresores lo hicieron mientras ella vivía o no. Josefa quiso hacerlo pasar como su hijo, según la fiscalía. El crimen causó indignación y conmoción entre quienes lo conocieron.

Al terminar la audiencia, que duró casi ocho horas, Josefa tuvo que ser custodiada por una decena de policías para que no fuera linchada por más de 100 personas que la esperaban y le gritaban “sáquenla, sáquenla”, reveló El Universal de Cartagena.

En la muerte también está implicado el policía Andrés Antonio Díaz, pareja sentimental de Josefa, quien es prófugo y tiene una orden de captura. Las autoridades ofrecieron 10 millones de pesos de recompensa a quien dé información que conduzca con su paradero.

De ser hallados culpables, los implicados podrían recibir una condena de hasta 50 años de prisión por los delitos de de secuestro simple, homicidio agravado y desaparición forzada.

Kellys Zapateiro

Kelly Zapateiro, de 29 años, junto a un sobrino. 

El crimen

El pasado 11 de julio, hacía las 10 de la mañana,  Kelly Zapateiro salió de su casa, en compañía de Josefa, para una supuesta cita de control de embarazo hasta la maternidad Rafael Calvo.

En las cámaras de seguridad de la clínica se puede ver que Kelly a duras penas puede bajar del taxi y es auxiliada por otras dos mujeres, mientras Josefa paga la carrera de taxi. (Ver video) 

Mientras Kelly era atendida por los médicos, Josefa suplantó su identidad. En horas de la noche, Kelly fue dada de alta y Josefa la llevó hasta Manzanillo, a las afueras del ‘Corralito de Piedra’, donde Andrés Díaz, pareja sentimental de Josefa, prestaba turno de policía en la estación del municipio.

Por motivos que no están totalmente esclarecidos, el policía y su mujer llevaron hasta un quiosco a Kelly. En ese lugar, al parecer, procedieron a sacar el bebé de su vientre.

El cuerpo de la joven fue cercenado con un machete y abrieron el vientre de Kelly con una cuchilla Minora. Los asesinos lo envolvieron en un colchón, según los primeros indicios, y encendieron una hoguera para desaparecer  las evidencias.

La estación de policía de Manzanillo, donde ocurrieron los hechos, está en una zona rural, a unos cincuenta metros de la carretera que conduce al pueblo y en medio de árboles, sin viviendas cercanas.

Los testimonios indican que las quemas son frecuentes en esta área. Incluso, el fiscal acusa al agente Díaz de realizar esta práctica, como hecho premeditado para no despertar sospechas cuando ocurriera el crimen, reveló El Heraldo. 

Otras versiones dan cuenta de que se escuchó un disparo, pero el examen del cuerpo de Kellys no revela heridas de bala. Sin embargo, el mismo fue desmembrado y su cabeza no ha sido encontrada. Un perro fue encontrado jugando con un brazo.

Díaz, el presunto asesino, está desaparecido. Según la fiscalía, pidió permiso el fin de semana de los hechos para atender a su mujer, Josefa, que supuestamente había dado a luz. Así mismo, la central de la policía registró una llamada de Josefa, en la que decía que quería  informar a su esposo sobre la novedad de que había parido prematuramente.

Josefa Cardona

Josefa Cardona, de 32 años, al momento de ser capturada. 

En la madrugada, Josefa llevó al bebé hasta el centro médico y lo dejó hospitalizado. Después, horas más tarde, se volvió a presentar a la clínica y dijo que era la madre del recién nacido y que había parido en la calle. Se presentó con restos de placenta de Kelly entre sus piernas.

Para los médicos esta historia no era creíble. Josefa no presentaba signos de haber dado a la luz y reportaron el caso a la policía. Cuando se descubrió e identificó el cuerpo de Kelly, Cardona Ortega se convirtió en la principal sospechosa del crimen. Josefa estuvo hospitalizada durante cinco días. Cuando la dieron de alta, la policía la capturó afuera de la clínica.

¿Más implicados? 

La fiscalía investiga si, además del policía Andrés Díaz y Josefa Cardona, otras personas pudieron ser cómplices de Cardona en su traslado hacia el centro médico. En el video, que es la principal prueba contra Josefa, se puede ver cuando llega, aparentemente, débil por haber dado a luz y acompañada por otro hombre.

Para las autoridades también es sospechoso que los otros policías, que estaban a pocos metros del quiosco, no se hubieran dado cuenta de nada. Algunos uniformados, indagados por la fiscalía, dijieron que no se alarmaron al escuchar el impacto de bala ni al percatarse del fuego, según sus versiones, porque era usual que Díaz disparara para bajar cocos y las quemas también eran habituales. en de tal magnitud.