La catadora de comida de Hitler revela los horrores de la Guarida del Lobo

La catadora de comida de Hitler revela los horrores de la Guarida del Lobo

21 de septiembre del 2014

Cada una de sus comidas podría haber sido la última. Así lo recuerda Margot Wölk, quien dice que lloraba como un perro,  cada vez que probaba la comida vegetariana. Tenía 25 años y siempre estaba agradecida de estar viva. Ella era una de las 15 mujeres que trabajaba en la sede de Prusia, en la Guarida del Lobo que custodiaba a Hitler.

Margot cuenta que fue la única que sobrevivió

Margot puede contarlo.  Dice que fue la única que sobrevivió. Todas sus demás compañeras fueron detenidas y fusiladas por el avance del Ejército Rojo en enero de 1945. Ahora, Margot es una viuda de 96 años de edad, que ha superado los sentimientos de vergüenza y décadas de silencio para contar su historia para la televisión alemana.

“La comida siempre era vegetariana”, dijo el canal de televisión RBB de Berlín. “Había rumores constantes de que los británicos estaban fuera para envenenar Hitler. Nunca comía carne. Siempre arroz, fideos, pimientos, guisantes o coliflor “, recuerda.

Cerca de 5.000 alemanes sospechosos de haber participado en el complot de las bombas contra Hitler fueron ejecutados por los nazis.

Hitler Margot Wolk

A finales de 1944, el Ejército Rojo avanzaba. Ms Wölk fue ayudada a escapar por un oficial amable de las SS. Ella se encontró en el tren desde donde escapaba de la muerte con el ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels.

Berlín capituló ante el ejército ruso en mayo de 1945. Pero el horror de la guerra no terminó para Margot Wölk. “Tratamos de vestirnos como mujeres viejas, pero los rusos vinieron por mí igual”, recordó en el programa. “Abrieron nuestros vestidos y nos arrastraron hasta el piso de un médico. Nos mantuvimos allí y fuimos violadas durante 14 días. Era el infierno en la tierra. Una pesadilla”.

Wölk contó su historia en el mismo apartamento de Berlín, donde nació en 1917. Era la hija de un empleado de ferrocarriles alemán, disfrutó de una juventud despreocupada y tenía amigos judíos hasta que los nazis llegaron al poder en 1933 .

Se convirtió en uno de los catadores de comida de Hitler por accidente. Bombardeado su apartamento de Berlín en 1941, y con su marido Karl reclutado en el ejército, buscó refugio en la casa de su madre en la ciudad de Prusia Oriental de Partsch, que ahora es Parcz, Polonia. Se encuentra a unos 400 millas al este de Berlín. La ciudad pasó a ser  la Guarida del Lobo de Hitler.

El alcalde de la ciudad, un ardiente nazi, obligó a Wölk a convertirse en una catadora de alimentos. Cada día, un guardia de la SS ella y las otras chicas eran recogidas  en un autobús especial y llevadas ante el líder nazi.

“Nunca vi a Hitler en persona. Sólo vi a su perro alsaciano, Blondi. La seguridad era draconiana, pero una noche fui violada por un oficial de las SS”.

Los temores de Hitler por su vida no eran infundados. El 20 de julio de 1944, un grupo de oficiales del ejército alemán intentó asesinar al líder nazi mediante la detonación de una bomba en la Guarida del Lobo. “Estábamos sentados en bancos de madera, y de repente oímos y sentimos esta increíble gran explosión”, recuerda la señora Wölk, “Nos cayeron de los bancos y oí a alguien gritando, Hitler está muerto!” Pero, no lo estaba. ”

Hitler Margot Wolk

Nunca se casó con otro pensando en su marido y la vida la premió.  En 1946, Karl apareció en su puerta. Venía de un campo soviético de prisioneros de guerra, pesaba 45 kilos, tenía una venda alrededor de la cabeza y estaba irreconocible.

La pareja trató de vivir una vida normal. Pero la guerra había hecho mella en ambos. Margot Wölk no podía escapar de sus pesadillas. Se separaron. Karl murió hace 24 años. Ms Wölk ha vivido sola con sus recuerdos desde entonces. Recuerdos terribles.