La misteriosa muerte de un periodista peruano

Twitter/@joseyactayo

La misteriosa muerte de un periodista peruano

5 de Marzo del 2017

El sábado 25 de febrero, el periodista peruano José Yactayo asistió a una reunión con un grupo de amigos y cuando terminó, uno de ellos lo dejó a tres cuadras de su casa en La Victoria, donde usualmente se quedaba. Y aunque todo parecía ir como en un día normal, sin saberlo, se estaban despidiendo de él por última vez.

El realizador audiovisual vivía en el segundo piso de la casa de su madre, así que cuando ella lo llamó a comer y él no respondió, ella presintió que algo andaba mal.

Algo extraño ocurría. Sus amigos lo llamaron y Yactayo no contestaba, pero al escribirle por WhatsApp, intentando saber en dónde estaba, obtuvieron respuestas que los tranquilizaban un poco. Los mensajes decían que estaba afónico y enfermo, descansando en casa.

Su agresor estaba tratando de hacer tiempo para que sus allegados no sospecharan de lo ocurrido.

El martes 28 de febrero, su madre se cansó de esperar y puso una denuncia ante la Policía. Sus amigos iniciaron una cadena de búsqueda a través de las redes sociales y medios de comunicación. Pedían conocer cualquier indicio de José, Pepe como le decían de cariño a uno de los pioneros de la televisión peruana moderna.

Se iniciaron las investigaciones del caso. El jefe de la Dirección de Criminalística dijo a los medios que desde el inicio “habían cosas muy extrañas”.

Además explicó que “Reconstruimos lo que le había ocurrido el último día en que se le vio con vida. Su madre y algunos amigos estuvieron con él. En su domicilio, él había dejado todas sus cosas, por ejemplo su computadora prendida y su Facebook abierto”.

Un día antes de que se pusiera la denuncia de la desaparición de Yactayo, un grupo de agricultores encontró una maleta que se quemaba en una chacra de caña de azúcar en el distrito de Sayán. Los agricultores apagaron el fuego de la maleta y al abrirla encontraron el torso de un cuerpo.

Dieron aviso a la policía, quienes lo llevaron a la morgue del hospital de Huacho para tratar de identificar a la víctima. Además del torso, se encontró parte del brazo derecho, de donde pudieron rescatar las huellas dactilares. El jueves por la noche, debido al estado del cuerpo, el análisis de las huellas digitales arrojó un resultado.

“Estamos en condiciones de afirmar, tras el examen dactilar, de que las impresiones dactilares encontradas en el cadáver NN que el 27 de febrero se encontró en el lugar conocido como Catalán, a la altura del Km. 39 + 700 de la carretera de penetración Río Seco, en Andahuasi, Sayán, guarda identidad dactilar plena con el índice derecho de José Feliciano Yactayo Rodríguez” declaró el jefe de la Dirincri para los medios.

Los agricultores apagaron el fuego de la maleta y al abrirla encontraron el torso de un cuerpo.

Sin embargo, en los restos encontrados en la maleta no se pudo hallar ni una pierna ni la cabeza del periodista.

José Yactayo es descrito por sus amigos y colegas como un hombre amable y trabajador. A sus 55 años había sido camarógrafo, editor, productor y guionista y tenía una amplia experiencia en la televisión.

Las investigaciones de la Policía indican dos posibles sospechosos. En primer lugar, se sospecha de una persona con quien se comunicó por Facebook y con quien quedó de encontrarse ese fatídico 25 de febrero en la noche. Las autoridades están revisando las conversaciones con este individuo para identificarlo.

Además, la policía también reveló que Yactayo venía recibiendo llamadas intimidatorias y amenazas. Incluso algunas personas extrañas frecuentaban los lugares donde el periodista solía pasar tiempo.

Por ahora las investigaciones avanzan y las autoridades tratan de reconstruir los hechos. Según las autoridades el celular que los asesinos utilizaron para despistar a los allegados del periodista, es una de sus pistas más grandes ara dar con su paradero. Mientras tanto, la televisión peruana enluta por uno de sus más grandes exponentes.